5 películas europeas que debes ver este 2021

Viernes 02 de Abril 08.00 GMT

 

Decenas de películas retrasaron sus fechas de estreno debido a la pandemia del Covid-19, pero hay otras que sí lograron salir a tiempo y que no te debes de perder por ninguna razón.

Justo por eso decidimos elaborar una lista con los cinco mejores filmes europeos que, hasta ahora, han salido y que te fascinarán ver este año.

 

Druk (Otra ronda), de Thomas Vinterberg. Dinamarca

Un día un grupo de maestros de secundaria decide hacer un experimento en el que cada uno de ellos deberá de mantener un cierto nivel de intoxicación etílica en su rutina diaria (sí, leíste bien, deciden beber para mantenerse en ese estado relajado), ya que creen que esto les beneficiará en su entorno laboral.

El resultado es mucho mejor para unos que para otros y eso se hace visible con el paso de los días.

La película no solo habla sobre un difícil tema que es el alcoholismo, sino el cómo este grupo de adultos lidia con aquellas ganas de vivir la vida que tenían cuando eran jóvenes y que simplemente se esfumó con la monotonía de la vida adulta.

El director de esta película, Thomas Vinterberg, aborda de una forma cruda el cómo los adultos manejan el que la juventud parezca un breve sueño.

La fotografía de este filme ha sido reconocida por la crítica, ya que pone énfasis en diversas circunstancias con provocadores encuadres estéticos, como si se estuviera bajo el efecto de una bebida alcohólica.

 

Collective, de Alexander Nanau. Rumanía

Este sorprendente documental, nominada a Mejor Película Extranjera y Documental en los Oscar, es de lo mejor que encontrarás este año ya que la historia que aborda es universal: la de la ambición y poder, y hasta dónde se llega para mantener esto último.

Este filme documenta la mayor crisis política y sanitaria que se haya registrado recientemente en Rumanía y el cómo, cinco años después, víctimas de este caso siguen esperando justicia.

Nanau cuenta magistralmente la historia detrás del incendio de la discoteca Colectiv de Bucarest en 2015, tragedia que dejó 27 personas muertas y 180 heridos. El problema que aborda el filme va más allá y explica cómo en los siguientes meses, 37 de esos heridos también fallecieron de diversas y misteriosas formas.

Lo anterior dio pie a una investigación por posibles negligencias que terminó por sacar a la luz pública un fraude masivo y un sistema corrupto. El entonces Primer Ministro tuvo que dimitir tras la ola de escándalos y una serie de protestas que se llevaron a cabo para exigir respuestas.

Lo que Alexander Nanau hizo fue seguir al periodista Catalin Tolantan, quien destapó la red de corrupción desde el periódico deportivo Gazeta Sporturilor. Y con esta perspectiva, la periodística, lo que hace Nanau con su cámara es la de documentar sin juzgar, sin intervenir, para que la propia historia se revele ante los ojos del espectador.

En el documental hablan varias de las víctimas para narrar parte del calvario que han sufrido desde aquel momento. No hace falta mayor explicación que ver sus cuerpos para entender la dimensión de la tragedia y que nada les devolverá lo que aquel día perdieron en dicho incendio.

 

The Man Who Sold His Skin, de Kaouther Ben Hania. Bélgica

La película, que está nominada al Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera, cuenta la historia de un refugiado sirio, Sam Ali, que escapa de la guerra para poder reunirse con su gran amor en Europa.

Todo cambia en la vida de Ali cuando conoce a un artista que le ofrece transformar su cuerpo en una obra de arte a cambio de un boleto a Europa, acción que acabará con su libertad.

Un dato curioso de este filme es que Hania se inspiró en un hecho verídico para hacer esta película ya que en la vida real el artista belga Wim Delvoye tatuó la espalda de un hombre y luego lo vendió como arte.

Hania se centra justo en el dilema de lo que pasa con el hombre que es el lienzo, ya que aborda el tema de la explotación de personas y su mercantilización.

En esta película participa la famosa artista italiana Monica Belluci, el actor belga Koen De Bouw y el sirio Yahya Mahayni.

 

Quo Vadis, Aida?, de Jasmila Žbanić. Bosnia y Herzegovina

Una brutal película que habla sobre el genocidio ocurrido en Srebrenica hace 25 años.

Aida es quien realiza labores de traducción entre el Alcalde de Srebrenica y Thomas Karremans, un miserable coronel holandés de la ONU que promete ataques aéreos si las fuerzas atacantes llegan.

La organización no hace nada así que los soldados serbios entran al pueblo, por lo que más de 25 mil personas buscan refugio en una base operada por cascos azules holandeses.

Debido a que Aida participa en las negociaciones es que tiene acceso a información importante que puede hacer la diferencia en la vida de su familia y de esas miles de personas que están luchando por su vida en el refugio.

Esta película competirá el 25 de abril en la categoría de Mejor Película Extranjera, así que no hay pretexto para que no la veas.

 

Entre nosotras, de Filippo Moneghetti. Francia

El filme con el que debuta el director Filippo Moneghetti representará a Francia en los Oscar y buscará obtener una estatuilla como Mejor Película Extranjera.

Entre nosotras es una historia de amor lésbico que deja afuera las escenas de sexo y que se centra en el amor cotidiano de dos mujeres de la tercera edad, ese que se revela en los pequeños detalles de todos los días.

Meneghetti analiza con este filme lo complejo que es el amor y la ansiedad que genera el necesitar del otro, del ser amado. Que dicho sentimiento no es solo para los jóvenes y que sin importar la edad todas las personas buscan encontrar esa pareja con la cual compartir.

La historia también aborda la exclusión y autocensura de los personajes y todo lo que esto implica en su relación, lo que pondrá al espectador a reflexionar.