Los 5 mejores escritores franceses de todos los tiempos

Miércoles 03 de Abril 16.02 GMT


Los 5 mejores escritores franceses de todos los tiempos


En Francia no sólo se encuentra la ciudad más romántica del mundo, uno de los mejores museos o grandes obras de arte, sino que también es la cuna de la literatura europea, pues ha visto grandes mentes crecer dentro de su territorio.

No por nada cuenta con 15 Premios Nobel, pues desde el poema medieval La Chanson de Roland hasta algunos autores más actuales como Michel Houellebecq, los escritores franceses han producido algunos de los trabajos más audaces e influyentes en la literatura.

Las maravillas que posee este país no sólo atrae a una gran cantidad de turistas de todo el mundo, sino que también ha traído grandes mentes y los ha guiado hasta encontrar su propia voz. Ernest Hemingway, Henry Miller y Ezra Pound son algunos de ellos.

Sumado a la belleza de su lenguaje, las avanzadas ideas que muchos escritores presentaron a partir del Barroco hicieron que la literatura francesa no sólo fuera una de las más antiguas de Europa, también una de las más importantes.

Es por ello que te mostraremos los 5 mejores escritores franceses de todos los tiempos.


1.- Gustave Flaubert

Considerado por muchos como el padre del realismo literario, Gustave Flaubert nació en Rouen en el seno de una familia de cirujanos en 1821. Flaubert estaba estudiando para convertirse en abogado, pero un desorden nervioso lo obligó a abandonar los estudios y quedarse en la propiedad de su familia en Croisset. Además de una expedición al Medio Oriente, Flaubert pasó la mayor parte de su tiempo en su finca trabajando en sus novelas.

Flaubert leyó el primer borrador de La Tentación de San Antonio a Louis Bouilhet y Maxime Du Camp en 1849, tomándole tres días terminar de leer su obra. Cuando Flaubert terminó, ambos escritores le pidieron quemar el manuscrito y no volver a mencionarlo, sin imaginar que se volvería una de sus obras más importantes.

Uno de los grandes admiradores de esta obra fue Sigmund Freud, quien mencionó que “este libro no sólo llama a los grandes problemas del conocimiento, sino a los enigmas reales de la vida… y confirma la conciencia de nuestra perplejidad en el misterio que reina en todas partes”.

A pesar de ello, los dramas escritos por Flaubert no fueron bien recibidos durante su vida, siendo incluso juzgado por obscenidad en 1857 gracias a lo escrito en su obra Madame Bovary.


2.- Honoré de Balzac

 

Honoré de Balzac nació en 1799 en Tours, Francia. Su padre trabajaba como funcionario de Napoleón, mientras que su madre era propietaria de una empresa de ropa parisina. Después de mudarse a París y de trabajar como empleado de un abogado, Balzac se fue por su cuenta con la esperanza de convertirse en escritor.

No fue sino hasta 1829 que produjo su primer novela exitosa: Les Chouans. Esta novela narra a historia de un grupo de campesinos realistas que se levantaron contra la Revolución Francesa en 1799.

Después de esto, y de haber creado grandes obras como Le Père Goriot, Physiologie du mariege y Scènes de la vie privée, Balzac comenzó a organizar sus novelas en una colección que llamó La Comedié humane, como un riff de la Divina Comedia de Dante.

El enfoque principal de todas las novelas de Balzac fue analizar cómo el individuo se enfrenta a la sociedad, especialmente con la caída de los ideales aristocráticos y el surgimiento de una moral burguesa más materialista. Balzac estaba especialmente interesado en cómo los individuos del campo se adaptaban (o no se adaptaban) al París metropolitano.

3.- Marcel Proust

 

Marcel Proust nació en 1871 en Anteuil. Estudió leyes y literatura en la escuela y se interesó en la filosofía de Henri Bergson, su primer trabajo importante fue una recopilación de cuentos llamados Placeres y días. También comenzó a escribir una autobiografía llamada Jean Anteuil que abundó para crear una de sus obras más ambiciosas: À la rechecherche du temps perdu.

Aunque sus oraciones pueden ser imponentes, es una experiencia de lectura sublime sin comparación en la ficción moderna.

Marcel Proust se hizo más y más solitario a medida que envejecía. Alcanzó la fama mundial cuando su segunda novela ganó el prestigioso Prix Goncourt. Así mismo, Proust terminó todos sus libros antes de su muerte en 1922. Las últimas tres novelas de En busca del tiempo perdido se publicaron póstumamente.

4.- Stendhal

 

Stendhal es el nombre de Marie-Henri Beyle, nacido en 1783 en Grenoble. En 1799, decidió dejar el hogar opresivo de su padre y estudiar literatura y matemáticas en París. Unos meses más tarde, la familia de Stendhal lo forzó a ingresar al ejército francés. Esto le dio al artista en ciernes la oportunidad de recorrer las grandes ciudades de Italia, lo que sería extremadamente importante en su ficción.

Su obra más importante fue la novela La Cartuja de Parma, que sigue a un aristócrata italiano disoluto en la era napoleónica. Sorprendentemente, Stendhal escribió esta novela en unos 50 días. Lo creas o no, Leo Tolstoy usó la novela de Stendhal para ayudarlo a escribir Guerra y paz.

Como muchos otros románticos, Stendhal estaba profundamente preocupado por el conflicto entre el individuo y la sociedad. La interesante mezcla de romanticismo y escepticismo de Stendhal lo ha convertido en una figura intelectual clave en la Francia del siglo XIX.

5.- Charles Baudelaire

 

Baudelaire nació en 1821 en París. Sobresalió en sus estudios, pero sus maestros notaron la peculiar naturaleza solitaria de Baudelaire. Aunque Baudelaire finalmente se matriculó para estudiar derecho en París, pasó la mayor parte de su tiempo en los burdeles del Barrio Latino. Esto llevó a su padrastro a obligarlo a viajar a la India con el gobierno francés. Baudelaire estaba tan en contra del viaje que en realidad saltó del barco y regresó a Francia.

En 1846, después de acumular enormes deudas, Baudelaire comenzó a escribir lo que se convertiría en su mayor colección de poesía: Les Fleurs du mal. Inmediatamente después de su lanzamiento en 1857, fue juzgado por obscenidad. Se prohibieron oficialmente la impresión de seis poemas y Baudelaire se vio obligada a pagar una multa de 50 francos. Tanto el libro como el autor se convirtieron instantáneamente en sinónimo de la depravación de la vida urbana.

Junto con Walt Whitman, Baudelaire es considerado el primer gran poeta de la vida urbana. Los poemas en Les Fleurs du mal están llenos de imágenes grotescas, erotismo franco, escenas del París moderno y exotismo. Estos audaces poemas siguen impactando al lector contemporáneo. Baudelaire se volvió de gran importancia para los modernistas.