La Inglaterra que marcó las obras de Charles Dickens

Lunes 28 de Octubre 12.33 GMT


La Inglaterra que marcó las obras de Charles Dickens


Charles Dickens fue un prolífico escritor, su contexto lo marcó en todo sentido y su obra también fue salpicada por las circunstancias.

Nació en 1812, le tocó un Londres en pleno crecimiento e industrialización, en donde la tecnología y avances eran una constante.

Sin embargo, una sensación de soledad e indefensión sumían a la mayoría de la población.

Una radical transformación tomaba lugar. 

Las duras condiciones de vida, injusticias sociales y trabajo infantil eran el pan de cada día.

Por lo que a Dickens, le tocó ver en 1836 la primera línea de ferrocarril e inicios de proyectos arquitectónicos notables.

Aspectos sociales

 

Dickens se nutrió de lugares y vivencias, la gran ciudad dotó a su literatura de una fuerza inusitada.

A los 12 años, su padre fue encarcelado por deudas, y a esa misma edad comenzó a trabajar. Sabía que ganarse la vida no era sencillo.

Dickens, vivió una división enorme en la que solo existían dos clases, la burguesía y el proletariado.

Quizá de ahí la rica descripción de sus relatos, en donde generalmente estaba presente un afán de denuncia.

Los barrios obreros se extendieron de forma rápida. La época victoriana envolvió a Dickens profundamente.

El periodista, escritor, novelista y editor inglés se acostumbró a retratar infinidad de detalles.

Entre las actividades que se practicaban se encontraban el acudir a teatros, bailes y/o pubs.

La doble moral imperaba, por un lado, se mostraba la disciplina, el matrimonio, la rectitud.

La castidad era una de las más altas cualidades, mientras que los prejuicios inundaban las conversaciones.

Pero a puertas cerradas se practicaba por doquier la prostitución y el adulterio.

Así como los excesos en cuanto a alcohol, consumo de opio y demás.

De esta forma los burdeles, salones de espectáculo y juego eran de los más solicitados.

Otro dato interesante es que los hombres dominaban todas las áreas y la mujer se consideraba apta solo para el hogar y casi como un ornamento.

En fin, todo esto y más permitió que la obra de Dickens sobresaliera en su momento y hasta nuestros días. 

 

 

También te puede interesar:

Laura Méndez de Cuenca, una escritora que revolucionó su tiempo

El escritor que acompañó a Pancho Villa en la Revolución: Martín Luis Guzmán