La escritura automática de André Bretón, una transcripción de sus sueños
8313
post-template-default,single,single-post,postid-8313,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

La escritura automática de André Bretón, una transcripción de sus sueños

Imagina escribir todo lo que sueñas o piensas sin ningún detenimiento o razonamiento lógico, de eso se trata la escritura automática de André Bretón.

La escritura automática que inventó André Bretón, es una transcripción de los sueños al papel o una auténtica fotografía del pensamiento.

André Bretón es reconocido como el padre del surrealismo. El artista francés proponía la escritura automática como una manera de llegar a la zona del inconsciente. Decía que con esto se podía realizar un discurso poético que rebasara el orden estético, social o moral establecido.

En sí, la escritura automática, consiste en transmitir tal cual surgían las ideas de la mente, sin reflexionarlas y sin tener un tema preciso. Se trata de plasmarlas directamente a un texto o poema. Esto, porque las frases procederían directamente del subconsciente y no tendrían coherencia lógica entre sí.

André Bretón

 

El creador del surrealismo fue escritor, poeta, ensayista y teórico. De origen modesto, comenzó a estudiar medicina, a pesar del deseo de su familia de que fuera ingeniero. Durante la Primera Guerra Mundial, en 1916, conoció al escritor Jacques Vaché, que ejerció sobre él una gran influencia. Esta relacion interperosnal, marcaría su primer acercamiento al mundo del arte. Posteriormente, lo haría con el grupo dadaísta.

A pesar de la seguridad de André Bretón sobre su propuesta de escritura automática, esta nuea forma de hacer arte era duramente criticada. Sin embargo, Bretón explicaba que esta técnica estaba justificada en el hecho de que el sueño tenía una realidad objetiva. Y al mismo tiempo, ejercía una gran influencia en la realidad consciente objetiva.

Y es que lo que bretón quería lograr con esto, según sus palabras era:

“Un dictado del pensamiento, en ausencia de todo control ejercido por la razón y fuera de toda preocupación estética o moral”.

breton en su oficina

Crítica a la escritura automática

 

Esta forma de hacer escritura, de transcribir pensamientos y sueños sin filtros previos, ha sido un tema debatido diversas esferas artísticas.

Algunos aseguran que los textos producidos bajo el esquema de la escritura automática son una farsa. Además, la han calificado como una abrración porque consideran que es imposible desconectar la conciencia objetiva del acto creativo.

Incluso, la han tachado de indolente, irresponsable y poco creativa. Y de sencilla, entendiéndose dicha sencillez como una forma floja de realizar textos.

Aunque han criticado esta forma de escritura, es verdad que también se ha aceptado como una forma de liberar el consciente creativo.

Como un primer paso que siente las bases de la posterior creación final. Se ha visto más como una manera de liberar la mente, plasmar una lluvia de ideas y posteriormente utilizarlas.

Escritura proveniente del flujo creativo

 

Bretón no quería que su escritura se redujera a cálculos de los psicólogos. Por ellos, se convirtió en un defensor de la ortodoxia y pureza surrealista. Por ejemplo, al arte de Luis Buñuel, Salvador Dalí, Louis Aragon, Philipe Soupault, Antonin Artaud, y Paul Éluard.

Así mismo, proponía sobrevolar las técnicas literarias del surrealismo, un movimiento que se fundamentan en el poder de la imagen, de los sueños y en la anulación de la lógica. Que trata de la experimentación hacia nuestro lado lúdico e infantil y de un viraje no exento de cierta locura.

Así, Bretón abogaba por la escritura mecánica, nacida desde el flujo creativo del subconsciente y, por tanto, sin que sea influida por ningún tipo de obstáculo racional o estético.

Por ello, escribió el Primer Manifiesto Surrealista en 1924. En uno de sus fragmentos, André

Manifiesto Surrealista

 

Bretón explica la técnica de la escritura automática:

  1. Situarse en un lugar que sea lo más propicio posible a la concentración del espíritu
  2. Entrar en el estado más pasivo, o receptivo, del que seamos capaces
  3. Prescindir del genio, talento ymdel genio y el talento de los demás
  4. Decir repetidamente que la literatura es uno de los más tristes caminos que llevan a todas partes
  5. Escribir rapidamente, sin tema preconcebido, escribir lo suficientemente deprisa para no poder frenos y para no tener la tentación de leer lo escrito
  6. Que sea la primera frase se venga a la cabeza y así sucesaivamente
  7. Seguir escribiendo. Confiar en la naturaleza inagotable del murmullo
  8. Si el silencio amenaza, debido a una falta, falta que podemos llamar «falta de inatención», aquí, interrumpir
  9. A continuación de la palabra poner una letra cualquiera y así volver al estado de arbitrariedad.

Así es como André Bretón definía la escritura automática y la empleaba como un modo de hacer arte por medio del subconsciente y la espontaneidad del pensamiento.

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment