Carlos Fuentes, una visión cosmopolita de México
19228
post-template-default,single,single-post,postid-19228,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Carlos Fuentes, una visión cosmopolita de México

Carlos Fuentes fue escritor, narrador, diplomático e intelectual que revolucionó su tiempo.

Nació en Panamá el 11 de noviembre de 1928, su padre era diplomático y la pareja, de nacionalidad mexicana.

Es por ello que su infancia transcurrió de un sitio a otro, como Chile, Uruguay y Brasil.

A los 16 años llegó a México, hasta este momento su vida tuvo una intensa actividad intelectual y el reconocimiento social de América Latina.

Estudió y se tituló en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Posteriormente estudió Economía en el Instituto de Altos Estudios Internacionales de Ginebra.

Sus primeras colaboraciones las realizó para la revista Hoy.

En cuanto a su trabajo literario destacó hasta convertirse en uno de los más importantes de su país e incluso a nivel internacional.

Falleció el 15 de mayo de 2012 y tuvo un homenaje en el Palacio de Bellas Artes.

Legado de un grande

 

Se distinguió por su estilo audaz y fresco, así como una refinada prosa literaria.

Formó parte de lo que se definió como boom latinoamericano. En el que sobresalió por ser uno de los más experimentales.

Entre sus obras más destacadas se pueden mencionar: La región más transparente (1958), La muerte de Artemio Cruz(1962) y Aura(1962).

También fue un apasionado del cine, por lo que escribió algunos guiones que se llevaron a la pantalla grande como: Las dos Elenas o Un alma pura.

De igual forma fue un fuerte crítico de la historia, artes plásticas y política.

Algunos periodos los empleó para dedicarse a la docencia como profesor de literatura.

Se notaba en la riqueza de su lenguaje los viajes y estancias que vivió en el extranjero.

Abordó ciertos temas centrales a lo largo de su carrera, pero sobre todo ahondó en la identidad mexicana, mestiza y en constante conflicto.

Buscaba siempre la reflexión, así como el rescate histórico de las profundas raíces de su tierra y gente.

Se le recuerda por su maestría a la hora de las letras y en el género que interviniera.

 

También te puede interesar: 

Laura Méndez de Cuenca, una escritora que revolucionó su tiempo

Cinco hermosas y escondidas librerías de la Ciudad de México

Valeria Luiselli: una voz indispensable en la literatura mexicana

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment