Cuatro casas con historia en las que te puedes alojar gracias a Airbnb

Viernes 06 de Marzo 12.38 GMT

 

Desde que surgió Airbnb transformó por completo al turismo mundial. Entre sus ofertas hay sitios que resultan un verdadero tesoro.

Algunos de los que fueron hogares de personajes importantes se convirtieron en sitios en el que cualquiera se puede hospedar. 

La plataforma va un paso adelante y ahora te damos cuatro opciones que deberías considerar debido a la relevancia que poseen. 

 

Claude Monet

 

El pintor francés vivió una temporada en Giverny, Normandía y ese es el punto en el que se encuentra la casa del impresionista

En el 2016 se renovó y cuenta con un amplio jardín en donde realizó algunas obras. Así que si tienes la oportunidad, no lo pienses y quédate unos días. 

 

F. Scott Fitzgerald

 

El novelista y escritor, así como su esposa Zelda vivieron en este hogar ubicado en Montgomery, Alabama.

Además de poder hospedarte, también puedes visitar el museo dedicado a Fitzgerald en el mismo espacio. 

Ahí escribió varias piezas, una de ellas Save Me The Waltz.

 

Charles Chaplin

 

Uno de los actores más entrañables de la historia del cine vivió en esta cabaña alrededor de los años 20.

Se localiza en Santa Mónica, Los Ángeles y posee un encanto único ya que conserva ciertas intervenciones arquitectónicas que el cómico realizó. 

La decoración se ha tratado de preservar casi intacta. 

 

Hunter S. Thompson

 

El periodista y escritor estadounidense radicó por un periodo en esta cabaña que utilizaba como refugio para crear. 

Se encuentra en el complejo de Owl Farm, a las afueras de Aspen y su viuda, Anita deseó que se integrara a Airbnb para los fanáticos de su esposo. 

Durante la estancia se puede disfrutar del escritorio en el que trabajó y una visita guiada por quien fuera su compañera de vida. 

 

También te puede interesar:

5 casas raras y extravagantes alrededor del mundo que debes conocer

Casas en París que guardan los secretos de Balzac y Victor Hugo

Agnes Kasparkova, la checa de 92 años que transforma casas en arte