Max Cetto, el alemán que dio nuevo impulso a la arquitectura en México

Jueves 20 de Febrero 08.59 GMT

 

El 20 de febrero 1903 nace en Coblenz, Alemania el arquitecto, historiador y profesor Max Cetto Day.

Discípulo de Heinrich Wölfflin estudió en las Universidades Técnicas de Darmstadt, München y Berlín.

En la primera, fue discípulo de Heinrich Wölfflin, logrando su primer trabajo junto al arquitecto y urbanista Ernst May.

Pero no fue hasta 1927 que Cetto destacó en el concurso internacional para el edificio de la Liga de las Naciones en Ginebra.

Fue así como su proyecto fue seleccionado por Siegfried Giedion como el mejor de los presentados por los arquitectos alemanes.

Por ello fue invitado como miembro fundador del Congreso Internacional de Arquitectura Moderna.

 

Legado a México

 

Entre 1930 y 1937, con el ascenso del fascismo, se vio impedido de trabajar en Frankfurt.

Cetto, dirigió una carta a Goebbels, criticando la política cultural del Tercer Reich.

Así, decidió viajar a Estados Unidos donde frecuentó a Frank Lloyd Wright, aunque también trabajó con Richard Neutra.

Al año siguiente se mudó a México donde se estableció definitivamente y colaboró con José Villagrán García.

Cetto, también proyectó diversos edificios y casas para Luis Barragán; a él se deben muchos de los mejores aportes de la arquitectura de Barragán entre 1938 y 1951.

Con Jorge Rubio proyectó y construyó edificios de apartamentos, casas y, destacadamente, el hotel y balneario de San José Purúa.

Las primeras colaboraciones de Cetto con arquitectos mexicanos duraron aproximadamente hasta 1945.

A partir de ese año estableció su despacho independiente, aunque confiando en el registro oficial de Juan O'Gorman.

Finalmente, en 1947, se le concedió la nacionalidad mexicana, pero fue hasta 1952 cuando le fue posible firmar sus proyectos solo.

Cetto, viajó de vez en cuando a Europa para impartir clases, aunque también tuvo ponencias en Yale y Harvard.

Sin olvidar que en 1965 inició como profesor en la Escuela Nacional de Arquitectura, actual Facultad de Arquitectura de la UNAM.

El respeto por la naturaleza que lo caracterizó es evidente en la arquitectura del Pedregal de San Ángel en la Ciudad de México, donde colaboró con Luis Barragán, y construyó un buen número de residencias.

En 1966 ganó el primer premio compartido en el concurso para el Museo de Berlín.

Murió el 5 de abril de 1980, en la Ciudad de México.

 

También te puede interesar:

 Kenzo Tange: El equilibrio arquitectónico entre lo humano y lo moderno

Cinco arquitectos japoneses que debes conocer

Casas domo, la apuesta futurista de Rusia en diseño y construcción