Tres barberías antiguas que debes visitar en el mundo

Martes 11 de Febrero 13.00 GMT


Tres barberías antiguas que debes visitar en el mundo


Las barberías no solo son sitios en los que se procura el aspecto físico de los hombres, es un refugio del género que ha prevalecido a través del tiempo.

Un lugar en el que se charla, se cuida, se disfruta.

Es por ello que traemos un recuento de las más antiguas en el mundo.

Por lo que, si vives por ahí o andas de turista y tienes la oportunidad, es una experiencia que deberías permitirte.

 

Truefitt & Hill, 1805 (Inglaterra)

 

Este ejemplar en verdad es el más antiguo del mundo, fue fundada por William Francis Truefitt.

Comenzó como estética y fabrica de pelucas, pero con el paso de los años se ha reinventado.

Entre sus clientes distinguidos se encuentran Frank Sinatra, Oscar Wilde o Winston Churchill.

Actualmente cumple con su misión principal, además de ofrecer productos como fragancia o aftershaves para caballeros.


Barbearia Campos, 1886 (Portugal)

 

Ubicada en Lisboa se conserva como testigo silenciosa ante miles de acontecimientos. 

Su fundador fue José Augusto Campos y hasta el momento permanece casi intocable.

Incluso, el mobiliario es el mismo, claro con algunas reparaciones.

Sin embargo, conserva la esencia que la caracterizó desde siempre.

Es tan antigua que ha sido visitada por poetas, reyes y políticos, también por curiosos y distintas generaciones que radican en el sitio.

James Wood & Sons, 1890 (Escocia)

 

La localización exacta es el número 12 de Drummond Street, en el corazón de Edimburgo.

Para mayor referencia, muy cercano al bar Brass Monkeys o el Café Aquarius.

Tanto la fachada como los interiores parecen haberse detenido en el tiempo ya que los cambios han sido mínimos.

Todo con la finalidad de respetar lo más posible el aire nostálgico y original del lugar.

 

También te puede interesar:

Sandrine and Michael para Gucci en una campaña inolvidable

El Estilo Memphis decora la Maison & Objet 2019 de París

Vibrantes colores dan vida a la playa en “Pixelated” de Elizaveta Porodina