Cremosas instalaciones en el Museo del Helado de San Francisco
2161
post-template-default,single,single-post,postid-2161,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Cremosas instalaciones en el Museo del Helado de San Francisco

Los creadores del Museo del Helado están seguros de que este delicioso postre es el símbolo universal de la alegría y un vínculo para la imaginación, así que decidieron hacerle homenaje en cada una de sus  instalaciones experimentales, que van desde columpios gigantes, esculturas gigantes de paletas heladas derritiéndose o un carrusel de galletas.

La creativa detrás de este proyecto es Maryellis Bunn, quien logró hacer realidad sus sueño de infancia de nadar en una piscina llena de chispitas de colores.

“Desde instalaciones que encienden los cinco sentidos hasta productos hechos para inspirar, lideramos con la honesta creencia de que todo es posible “.

El museo abrió sus puertas en 2016 y ahora cuenta con cuatro ubicaciones: Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Miami.

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Museum of Ice Cream (@museumoficecream) on

Imagen animada de retratos y letras.
No Comments

Post A Comment