Dora Maar: La surrealista que fue más que la musa de Pablo Picasso
10356
post-template-default,single,single-post,postid-10356,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Dora Maar: La surrealista que fue más que la musa de Pablo Picasso

Dora Maar fue más que la musa de Pablo Picasso. Fue fotógrafa, artista, pintora y actriz prominente del surrealismo.

Por sí sola destacó en la vanguardia parisina del periodo de entreguerras.

Ahora, el Centro Pompidou busca recuperar su legado.

Con la mayor retrospectiva jamás realizada en Francia se abrió la muestra Dora Maar, que reúne más de 500 obras y documentos.

La muestra que abrirá hasta el 29 de julio la reconoce como una precursora de la fotografía de moda y documental.

Sus trabajos en publicidad y moda, la hicieron colaborar con Elsa Schiaparelli, Jeanne Lanvin y Coco Chanel.

Dividida en seis partes, la retrospectiva aborda su obra pictórica a la que dedicó 40 años.

Resplandeciente desde joven

 

Henriette Theódora Markovitch (1907-1997), estuvo rodeada desde joven por los círculos intelectuales más selectivos.

Hija de un arquitecto exitoso que hizo carrera en Argentina, estudió en las mejores escuelas de fotografía.

A su corta edad, ya era conocida en los años 30 por su técnica de luces y sombras.

Su fama entre los surrealistas le acercarían a Picasso con quien sostuvo una intensa relación pese a la diferencia de edades.

Aunque se entregó en cuerpo y alma al artista español, su mundo se derrumbó cuando este se enamoró de Françoise Gilot, en 1943.

Maar dejó de ser su musa.

La depresión le llevaron a la soledad y a ciertos estados de locura por lo que fue internada en varias clínicas psiquiátricas.

Con el paso de los años regresó a la pintura y foto, pero nunca se volvió a saber de una relación amorosa.

En la religión encontró su resguardo, irónicamente como dijo alguna vez: Después de Picasso, solo Dios.

Dora Maar, la mujer que pese a su roto corazón se consagró como una artista, intelectual libre e independiente.

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment