Gatos: la misteriosa inspiración de distintos artistas

Viernes 13 de Marzo 11.10 GMT

 

El gato es uno de los animales domésticos más comunes en nuestra sociedad, sin embargo, tienen un misterio e independencia que encanta.

No son seres sencillos, quizá es ahí donde encontramos cierta similitud con nuestra especie.

Así, algunos artistas han caído inevitablemente en hacerlos parte de su vida y obra.

Aquí te dejamos cinco ejemplos de hombres destacados y sus gatos. 

 

Gustav Klimt (1862-1918)

 

El pintor que se asoció indisolublemente con el simbolismo era un gran amante de los felinos por lo que llegó a plasmarlos en sus obras.

Eran constantes compañeros mientras trabajaba en su estudio, ahí todos los gatos eran libres. 

 

 

Henri Matisse (1869-1954)

 

El artista francés descubrió su lado más humano gracias a sus curiosos acompañantes.

Es bien sabido que le fascinaban las palomas y peces de colores, sin embargo, los gatos tenían un lugar especial para él.

Entre los más queridos estuvieron: Minouche, Coussi o La Puce.

 

 

Paul Klee (1879-1940)

 

El creativo alemán creció con estos animales, por lo que integrarlos como parte de su familia era algo natural.

Fueron fuente de inspiración y esto no es una idea al aire, realizó alrededor de 28 obras con ellos como tema principal. 

 

 

Pablo Picasso (1881-1973)

 

Los animales para Picasso eran de suma importancia, ya que esta convivencia lo nutría en distintos niveles.

El artista español tuvo a Lump, un perro al que adoró, pero Minou fue un gato callejero que adoptó y le cambió la vida. Fue en el periodo azul que lo conocería, el resto es historia. 

 

 

 

Andy Warhol (1928-1987)

 

El excéntrico estadounidense representante del pop art llegó a convivir con 25 felinos en su apartamento de Nueva York.

A todos los nombró Sam y su madre los distinguía según el color: Sam negro, Sam blanco, en fin. 

 

 

También te puede interesar:

Famosas mujeres que demostraron su amor a los perros

Amezaiku, un arte dulce que se niega a desaparecer

Margarete Steiff: La dolorosa historia con final feliz de los osos Teddy