Flamenco: la sublime rumba de un pueblo

Martes 14 de Abril 16.36 GMT

 

De origen popular y nacido hace más dos siglos en Andalucía, en zonas de Extremadura y también la Región de Murcia, se dice que surgió el flamenco, resultado del encuentro entre las culturas árabe, judía, afroamericana y gitano-andaluza.

Existe controversia sobre su origen, debido a que hay distintas opiniones y vertientes sobre el mismo y ninguna ha podido ser comprobada históricamente.

Pero los primeros registros del flamenco como parte de un baile español están documentados entre 1765 y 1860 cuando en Cádiz, Jerez de la Frontera, y el barrio de Triana, en Sevilla se comienza a popularizar la danza.

En 1860 y hasta aproximadamente 1910 se desarrolló La Edad de Oro del Flamenco.  En esta época, los café cantantes se pusieron de moda donde también se popularizó el cante, el toque y el baile flamenco.

Por lo general eran salones amplios decorados con espejos, cuadros o carteles taurinos y un pequeño tablao (escenario) que era donde se ofrecían los espectáculos.

Entre 1910 y 1955 surgió la etapa de la Ópera Flamenca, que se caracterizó por cantes más ligeros, conocidos en la actualidad como el fandango y los cantes de ida y vuelta, un estilo característico de los inmigrantes latinoamericanos.

En 1955, se puso de moda el flamenco en los tablaos, teatros y festivales, dando oportunidad al surgimiento de grandes personalidades del baile como Antonio Mairena

Para 1967, Paco de Lucía, quien se inició en la guitarra flamenca con sus hermanos años atrás, grabó su primer disco en solitario.

De ahí comenzó una carrera que, con el paso de los años, lo convirtió en el mejor guitarrista de flamenco contemporáneo.

En la actualidad, el flamenco se ha posicionado en los cinco continentes gracias a los exponentes que lo divulgan a lo largo del mundo.

 

A detalle

Sus principales modalidades de manifestación son el cante, el baile y el toque de guitarra.

Cante: acción o efecto de cantar cualquier canto andaluz. Al intérprete se le llama cantaor.

Toque: la postura y técnica de los guitarristas de flamenco, conocidos como tocaores, difiera de la que adoptan los intérpretes de guitarra clásica. El guitarrista flamenco suele cruzar las piernas y apoyar el instrumento sobre la que se encuentra más elevada.

Baile: su realización es similar a un ejercicio físico moderado y está probado que genera efectos positivos en las salud física y emocional. A quien lo ejecuta se le llama bailaor.