Las gafas, el invento que ayudó a la humanidad a recuperar la vista
13421
post-template-default,single,single-post,postid-13421,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Las gafas, el invento que ayudó a la humanidad a recuperar la vista

El invento de las gafas es probablemente uno de los más importantes en toda la historia de la humanidad.

¿Te imaginas no ver correctamente y no poder hacer nada? De ahí la relevancia de los anteojos.

Los problemas visuales siempre han existido: congénitos, miopía, astigmatismo, incluso la edad va mermando este sentido.

Afecta a todos por igual, pero quienes se dedican a trabajos detallados, de precisión o intelectuales (lectura y escritura) era y es un grave problema.

Es por ello que la buena visión y el confort visual se convirtieron en una prioridad.

A lo largo de la historia de las gafas se encuentran materiales como cuernos, huesos de ballenas, fierro, bronce, cuero, concha de tortuga, plata o hierro por mencionar algunos.

Cuarzos, cristales, piedras preciosas y arena, intervenían en la hechura de los anteojos.

Pero esto ha ido evolucionando, con aleaciones de aluminio y titanio, pasta y otros elementos para que los lentes sean ligeros, flexibles y resistentes.

Por otra parte el vidrio se ha sustituido por materiales livianos como polímeros o policarbonato.

Así se buscó una perfección anatómica que les fuera a todos por igual.

Y aunque antes eran para la alta sociedad, poco a poco los costos fueron disminuyendo y la población en general pudo adquirirlos.

De los anteojos derivaron los lentes de contacto, de sol e incluso para conducir.

Ahora son parte de la moda y estilo de vida.

La historia de las gafas

 

Los egipcios realizaron jeroglíficos sobre lentes de vidrio. Roma fue otra de las culturas que se tiene constancia, algunos observaban a los gladiadores con un lente.

El astrónomo y científico árabe Alhacén fue el primero en identificar que los vidrios pulidos podían ayudar a las personas y esto fue alrededor de los años 965-1040 después de Cristo.

Estudió las córneas humanas y descubrió la relación entre los efectos de la luz y los lentes. Esto dio origen a las piedras de lectura.

En este momento aparece la lupa que es pariente directo de los anteojos.

A finales de los años 1200, los monjes experimentaron e iniciaron pruebas de los lentes correctores.

Para 1458 los lentes cóncavos hicieron su aparición gracias a Nicolás de Cusa quien los encontró ideales para aquellos que padecían miopía.

En el siglo XVIII una familia de apellido Cristalleri construyó unos lentes convexos, pero aún no se sujetaban al rostro de la persona.

Las gafas oscuras o posteriormente llamadas de sol, aparecen en este siglo con cristales o cuarzos ahumados, en China. Esto porque mejoraban la agudeza visual.

En 1784 Benjamín Franklin fue el que ideó los lentes bifocales, predecesores cercanos de los que conocemos actualmente.

En 1846 Carl Zeiss, Ernst Abbe y Otto Schott iniciaron un proyecto para la producción de anteojos, muy parecido a las ópticas modernas.

Desde 1850 se popularizaron las gafas con patillas que se sostienen a la cabeza por medio de las orejas.

A partir de entonces el diseño no cambió mucho y se mantiene como parte del estilo de vida de muchos.

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment