¿Quién era Bob Ross?

Lunes 18 de Febrero 22.44 GMT


¿Quién era Bob Ross?


Bob Ross fue uno de los pintores más famosos del siglo XX, sí, aunque cueste un poco creerlo.

Tenía un buen manejo de la técnica y su capacidad de enseñar a pintar era muy eficiente. Para muchos, esas características no te hacen artista, otros afirman que sus cuadros son todos iguales y eso simplemente lo ubica como un profesor más.

Lo que sabemos de él

No, Bob Ross no siempre fue pintor. Antes de que apareciera en la TV se alistó en la Fuerza Aérea de Estados Unidos y llegó a ser sargento, pero abandonó esta actividad para dedicarse a su pasión.

Y entonces fue que, como en toda gran historia, sucedió la gran casualidad. Un pintor llamado Bill Alexander le cedió uno de sus talleres. A esa clase asistió Annette Kowalski, quien se convertiría en su representante.

Anette contó en una entrevista que cuando acudió a la clase estaba deprimida por la muerte de su hijo, pero la forma en la que Ross enseñaba a pintar la asombró y logró sacarla de la depresión. Fue ahí que decidió convertirse en su representante.

Primero pusieron una línea telefónica para que la gente pudiera hablar con él, pero pronto el 01800-BOB-ROSS tuvo tanto éxito que se lanzó el programa de televisión.

El placer de pintar; un icono de la TV mundial

Esta serie televisiva tuvo 12 temporadas y más de 400 capítulos que se transmitieron de 1982 a 1994. Cada uno de los capítulo contaba de 30 minutos en los que Bob Ross creaba paisajes al óleo repletos de árboles felices.

Él creía que cualquiera podía pintar una imagen de la que se sintiera orgulloso y aunque ni la mitad de sus seguidores pintaban, era tan famoso porque tenía la capacidad de conectar emocionalmente con la gente... ¿Quien podría negarlo? ¿Acaso no te encantaban las ardillas que habitaban ese bosque feliz?

No cometemos errores, solo pequeños accidentes felices


Lo que no sabías de él

Quizás se rompan algunos corazones con lo que están apunto de leer, pero ni las pinturas ni las frases de Bob eran tan espontáneas. Cada noche ensayaba lo que iba a decir al día siguiente, e incluso era tan perfeccionista que pintaba tres veces el mismo cuadro; uno lo tenía de referencia, otro era el que pintaba en el programa y un tercero, más detallado, se publicaba en sus libros.

Otra curiosidad acerca de este pintor es que su característica melena era falsa...  Así es, Bob Ross tenía el cabello lacio y decidió hacerse un permanente para ahorrar en cortes de cabello. Al final terminó odiando los chinos, pero no pudo cambiarlos debido al programa.

Ross murió a causa de linfoma en 1995 y pasó sus últimos días acompañado de Kowalski, sentado en una banca con vista a un lago.

Si fue un artista o no, e incluso sin su melena o frases especiales, este hombre nos enseñó dos cosas importantes en la vida: cualquiera puede pintar (aunque sean ardillas, árboles o montañas amigables) y que no cometemos errores, solo accidentes felices.