Los 5 argumentos para entender y valorar el arte conceptual

Miércoles 06 de Marzo 18.14 GMT



Los 5 argumentos para entender y valorar el arte conceptual

Casi por lógica, es posible deducir que en el arte conceptual la parte más importante es el concepto. Sin embargo, el movimiento surgido en la década de 1960ha sufrido duras y bastante críticas.

Grandes nombres han tomado de bandera este movimiento, tales como Marcel Duchamp, Joseph Kosuth, Douglas Huebler, Claes Oldenburg, Ewa Partum y On Kawara.

Algunos creen que la versatilidad de esta corriente, pues puede explorarse a través del performance, la fotografía, el video, la instalación, entre otros formatos, es su mayor éxito.

Otros simplemente afirman que solo puede considerarse arte a aquellos objetos creados a través de la técnica, como las pinturas y las esculturas. Pero cabe decir que esta sentencia ya ha caducado hace mucho tiempo.

Es por eso que nosotros hemos preparado 5 argumentos para que puedas entender y (quizá) valor el arte conceptual.

Una máquina que hace arte
Sol Lewitt dijo en 1967 que en el arte conceptual "la idea se convierte en una máquina que hace arte". Quizá Lewitt se refiera a que la idea se convierte en una máquina que desata la "experiencia estética".

En cualquier caso, en esta definición guarda relación con un significado del arte muy citado y usado a lo largo de la historia: el arte provoca, si no lo hace, no es arte.

Impacto
El arte conceptual es un arte intuitivo, lo que quiere decir que se razona por medio del sentir. En él se involucra un proceso mental (delimitado o no) por las sensaciones que el autor envía.

En este punto. el artista trabaja para provocar un impacto emocional en el espectador, aunque este no sea de su agrado.

No importa la técnica
La mayoría de las personas o artistas que practican alguna disciplina estética, solo son "buenos" a secas; otros podrán sobresalir medianamente gracias a un empeño y talento nato; la minoría crearán un estilo propio, una nueva forma de hacer algo e incluso dominar otras artes, pero solo uno o dos serán llamados artistas.

¿Por qué? Obviamente pueden influir muchos factores: desde la masiva comercialización y el manejo minoritario de la industria, hasta la preferencia y paternalidades de cierto sector, pero es evidente que la técnica no basta, debe existir algo más.

Ese "algo más" para los conceptualistas es precisamente el concepto, la premisa, la postulación.

El proceso es parte de la obra
En el arte conceptual se puede utilizar cualquier material o forma para plasmar la idea.

Incluso, si la obra es la realización del concepto mismo, pueden exhibirse los planos, bocetos, imágenes o cualquier cosa que haya ayudado a realizarlo.

Para poner un ejemplo de lo anterior nos referiremos a la filosofía del contenido y la forma. El contenido en palabras simples es la sustancia, la forma es la estructura de la sustancia.

De acuerdo a la dialéctica de C. Marx y F. Engels: "la forma no es un agregado externo que se relacione con el contenido. Sino es algo propio e inherente al mismo". Forma (en este caso, proceso y ejecución) y contenido (concepto) son la obra misma en el arte conceptual.

Contexto
Hemos llegado a un punto clave en la comprensión de este tipo de expresión artística: La claridad del concepto. de acuerdo con

Simón Marchad Fiz un estudioso de la posmodernidad éste puede variar según el tiempo-espacio en el que la obra se haya creado, incluso puede variar según el contexto personal de cada espectador.

Muchas obras de arte conceptual operan en contextos determinados que es necesario conocer para comprenderlas.

Por lo anterior, resulta vital la habilidad del artista, (talento, estrategia, proceso, etc.) para poder enviar el estímulo correcto, lo cual podría hacer de este arte un poco más excluyente que las disciplinas clásicas.

"Los artistas conceptuales son más místicos que racionalistas. Llegan a conclusiones que la lógica no puede alcanzar." Sol Lewitt