Interpretando tus típicos sueños con Sigmund Freud

Lunes 04 de Marzo 01.00 GMT


Interpretando tus típicos sueños con Sigmund Freud


Seguramente has soñado que puedes volar o que caes en un abismo sin fondo. Tranquilo, a todos nos ha pasado.

Los sueños son proyecciones de nuestro subconsciente, que ocurren para cumplir los deseos que no han quedado satisfechos durante el día. Así lo asegura Sigmund Freud en su libro La interpretación de los sueños.

Freud fue el padre del psicoanálisis y el responsable de que los sueños dejaran de verse como algo mágico o premonitorio. Los consideraba un mensaje que el subconsciente emite para intentar resolver algo pendiente, y como tal todos podían ser interpretados.

De acuerdo con Freud, el sueño se divide en pensamientos manifiestos y pensamientos latentes, estos últimos no son conscientes. El deseo en el sueño aparece disfrazado porque nuestra mente se censura, ya que su lado consciente sabe que no puede expresar los deseos tal cuales son. Por ello el significado de los sueños no es explícito.

"Cada persona tiene un deseo que no dice a los demás, y un deseo que no confiesa ni siquiera a sí mismo” Freud.


Interpretaciones

Todos los sueños son individuales y para analizar los tuyos tendrías que poner atención en los personajes que aparecen, el conflicto y en cómo te sientes después del sueño, y vincular esto con tus vivencias actuales. Sin embargo, existen sueños típicos que soñamos todos los seres humanos y que pueden orientarte acerca del conflicto que estás viviendo. Por ejemplo:

Soñar que caes

Según el psicoanálisis este sueño ocurre porque hay una situación delicada en nuestra vida que nos provoca malestar y miedo.

Soñar que puedes volar

Volar es símbolo de libertad e independencia, por lo que Freud relacionaba este sueño con un impulso reprimido de ser independiente y autónomo.

Soñar que te persiguen

Es uno de los sueños más recurrentes que genera angustia y malestar hacia aquello que nos persigue (persona, animal, monstruo o lo que sea). Según Freud aquello de lo que huimos es algo que no hemos afrontado. El sueño indica la necesidad de afrontarlo.