El dramático imaginario fuera de escala de Liliana Porter

Lunes 06 de Enero 11.47 GMT


El simbólico imaginario fuera de escala de Liliana Porter


Enfrentarse a las piezas e instalaciones de Liliana Porter exige un acercamiento y observación particulares.

Las obras de esta artista argentina, nacida en 1941, necesitan un espectador curioso.

A primera vista estas se nos presentan como dibujos o pinturas, como instalaciones en repisas de museos y galerías.

Pero conforme nos acercamos y las miramos detenidamente, descubrimos los diminutos personajes que las habitan.

Y así, comenzamos a trazar las líneas que relacionan entre sí a juguetes que dialogan con souvenirs de dictadores del mundo.

El humor reflexivo de Liliana Porter

 

Las distintas piezas existen a partir de figuritas y juguetes que Liliana Porter ha ido recolectando en mercados de segunda mano desde hace décadas.

El cariz nostálgico y la familiaridad de estos elementos es determinante.

De modo que están cargados de sentidos e interpretaciones que interpelan al espectador desde un primer momento.

Y es a partir de estos sentidos que Porter juega con los discursos, cuestionándolos y abriéndolos a múltiples lecturas.

Para Liliana Porter el sentido del humor es crucial en la concepción de sus obras, pues a través de él puede generar cierto optimismo.

Una filósofa de lo doméstico

 

Las figuras diminutas de las piezas de Liliana Porter se enfrentan a situaciones que las rebasan, literal y simbólicamente.

Y a pesar de ello, continúan en sus pequeñas faenas, de las que solo nosotros conocemos la inmensidad.

Así, conectamos con estos objetos inanimados, y nos identificamos en las tareas que realizan.

Liliana Porter ha trabajado en distintos medios a lo largo de sus cinco décadas de carrera: dibujo, pintura, grabado, instalaciones, teatro.

En todos ellos ha buscado expandir los límites, cuestionando ideas como la de realidad y representación.

Y en su búsqueda y su juego con las escalas, su trabajo nos ubica en nuestra propia escala con respecto a la inmensidad que nos rodea.
También te puede interesar:

Las profundas contradicciones juguetonas de Annette Messager

Los bestiarios construidos de Sandy Skoglund

A experimentar todos los sentidos con el arte de Marta Minujín