La risa revolucionaria de Yue Minjun

Lunes 22 de Febrero 13.18 GMT

 

Pocos artistas se reconocen a primera vista y Yue Minjun es uno de ellos, gracias a sus famosos autorretratos sonrientes en color rosa que se burlan de todo, incluso del espectador.

Originario de la provincia de Heilongjang en China, el artista nació en 1962 en el seno de una familia dedicada al campo petrolero y creció en la cumbre de la Revolución Cultural Proletaria (1966-1967).

Al respecto, el autor reconoció en una entrevista para el medio español ABC: “En muchas de mis obras podemos encontrar influencias del origen de la pintura propagandística, reiterando la influencia de la Revolución Cultural en mis recuerdos. Por ejemplo, en algunos cuadros aparecen hileras de cabezas, unas tras otras, que, sin duda, ofrecen una trascendencia en mi pasado”.

Vinculado con el Movimiento Realista Cínico, desarrollado a partir de 1989 como reacción a la violenta represión de estudiantes e intelectuales de Tiananmén, el artista no se ha reconocido en alguna corriente en particular, pero ha aclarado que su atención está en crear y no en lo que se diga en torno a ello.

Acerca de la risa, el sello característico de su obra, Minjun ha referido que es una representación de un estado de impotencia, de la falta de fuerza y de participación, ausentándose los propios derechos que se imponen hoy en día en la sociedad y en la vida.

“Muchas veces solo te queda la risa como un arma revolucionaria para combatir la indiferencia cultural y humana” – Yue Minjun

Radicado en Beijing, China, Minjun continúa su esplendor artístico como un artista contemporáneo que refleja con certeza el acontecer de la vida asiática, con su continua transformación cultural y su permanente evolución interna.

Algunas de sus obras más representativas son Masacre de Chios, la serie Sombrero, El arca de Noé y El sistema solar; no obstante, la obra emblema de Minjun es La ejecución de 1995, que se convirtió en la obra más cara de la historia de un artista contemporáneo chino al venderse por 1,9 millones de libras en una subasta de Sotheby’s en Londres.