Josep Maria Subirachs: el máximo escultor español

Miércoles 11 de Marzo 09.12 GMT

 

El 11 de marzo de 1927 nace Josep Maria Subirachs, escultor, pintor, grabador, escenógrafo y crítico de arte español.

Originario de Barcelona, fue uno de los escultores españoles contemporáneos con más prestigio internacional.

Entre 1942 y 1947 fue discípulo del escultor Enric Monjo, al tiempo que asistió a clases nocturnas de dibujo en la Escuela Superior de Bellas Artes de Barcelona.

Años más tarde, Josep Maria Subirachs obtuvo una beca del Cercle Maillol del Instituto Francés de Barcelona para estudiar en París, donde entró en contacto con la vanguardia europea y recibió la influencia del escultor inglés Henry Moore.

​Incluso, formó parte de la comisión organizadora de la Associació d'Artistes Actuals (AAA), junto a Enric Planasdurà, Antoni Tàpies, Joan-Josep Tharrats, Joan Fluvià y Alexandre Cirici i Pellicer.

De España para el mundo

 

Invitado por el artista belga Luc Peire, se instaló un tiempo en Bélgica, donde comenzó su fama internacional, al recibir numerosos encargos del coleccionista Rémy Vanhoidsenhoven.

Polifacético, Josep Maria Subirachs destacó especialmente en la escultura, pero también en otras técnicas como la pintura, el dibujo, el grabado, el cartel, el tapiz, la ilustración de libros, el diseño de joyas y la acuñación de medallas.

Asimismo, realizó numerosas escenografías para prestigiosos montajes de obras de teatro y ballet.

Igualmente, ejerció de profesor de arte, escritor y colaborador en revistas y periódicos, crítico de arte y conferenciante en universidades y academias de todo el mundo.

En su larga trayectoria experimentó corrientes como la mediterránea, expresionista, abstracta y nueva figuración, caracterizadas por las formas geométricas, las líneas rectas y angulosas, así como las texturas rugosas.

En su obra, Josep Maria Subirachs sintetizó la maestría técnica y la pureza de materiales y texturas con el afán de comunicar y expresar un lenguaje simbólico y trascendental.

Aunque realizó infinidad de trabajos, la ópera magna de Subirachs fue la decoración escultórica de la Fachada de la Pasión del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia de Barcelona, que realizó entre 1987 y 2009.

Su pasión por el arte le valió distinciones internacionales y nacionales, así como la exhibición de sus obras en todo el mundo.

Afectado por el Parkinson, Josep Maria Subirachs dejó de trabajar en 2010, hasta que finalmente falleció el 7 de abril de 2014, a los 87 años.

 

También te puede interesar:

La escultura renacentista del genio Donatello

La escultura franca y cubista de Ossip Zadkine

Cuerpo, espíritu y memoria en la obra de Jaume Plensa