Guido Molinari, pintor de la fragmentación y los tonos vibrantes

Lunes 12 de Octubre 14.53 GMT

 

Originario de Montreal, Quebec, Guido Molinari es uno de los artistas más destacados de la corriente abstracta canadiense.

Nacido el 12 de octubre de 1933, Guido mostró interés en las artes plásticas desde temprana edad, por lo que imprimió sus primeros trazos a la edad de 13 años.

Influido por las ideologías de Friedrich Nietzche, Jean Paul Sartre, Albert Camus y Jean Piaget, Molinari abrió su primer estudio en 1951, en donde comenzó a experimentar con la plástica de diferentes formas, por ejemplo: pintar con los ojos vendados.

Tras su incursión formal en el arte, Guido conoció la obra de Jackson Pollock, lo que lo animó a pasar una época en las entrañas neoyorquinas. En donde evolucionó su técnica y mirada artística.



A partir de 1960 sus cuadros se identificaron por las líneas verticales y coloridas que los conformaban.

Mismas que, para la década de los setentas y después de haber participado en la Bienal de Venecia de 1968, transmutaron a figuras geométricas; en específico, triángulos y cuadrados.

Entre los reconocimientos que Guido recibió a lo largo de su trayectoria se encuentran la beca Guggenheim de 1971, el premio de la Fundación David E. Bright y el premio Paul-Émile BORDUAS.

Una de las retrospectivas más sobresalientes que se han organizado en su honor es la de Guido Molinari 1951-1961, Pinturas en negro y blanco en 1989 por la Galería de Arte de Vancouver.

Los últimos años de Guido Molinari transitaron en las aulas de la Universidad Concordia, en donde sus enseñanzas, opiniones y escritos impactaron en varias generaciones de estudiantes.

Luego de 27 años como profesor, se jubiló en 1997, siete años antes de su fallecimiento el 21 de febrero de 2004.