La locura genial del escultor Franz Xaver Messerschmidt

Miércoles 05 de Febrero 16.45 GMT


La locura genial del escultor Franz Xaver Messerschmidt


El 6 de febrero de 1736 nace el escultor alemán Franz Xaver Messerschmidt.

Destacado por esculpir una serie de bustos de sí mismo representando expresiones faciales exageradas, se desarrolló entre el Barroco y Neoclásico.

Al cuidado de sus tíos escultores aprendió rápidamente la técnica y se graduó de la Academia de Bellas Artes de Viena.

Discípulo de Jacob Schletterer, logró reconocimiento con los bustos en bronce de la emperatriz María Teresa y su marido Francisco de Lorena.

La obra de Messerschmidt estuvo influenciada por Balthasar Ferdinand Moll, siendo el escultor de la corte de Viena.

Los fantasmas de Messerschmidt

 

Su periodo barroco terminó en 1769. En los siguientes años produjo obras neoclásicas para la Academia de Viena.

En 1770 comenzó a trabajar en las esculturas que lo hicieron famoso, pero que también tenían mucho de él.

Los bustos de caracteres estaban ligados a la paranoia y alucinaciones que Messerschmidt padeció a partir de ese año.

Quienes alabaron el trabajo de Messerschmidt, lo desconocieron por sus problemas mentales.

En el abandono y sin empleo, abandonó Viena y volvió a su pueblo natal, Wiesensteig.

Al poco tiempo se mudó a Presburgo -actual Bratislava-, donde su hermano Johann Adam trabajaba de escultor.

Los últimos seis años de su vida se dedicó a esculpir su colección de 69 bustos que representan 64 expresiones faciales exageradas.

Preso de sus alucinaciones y fobias, murió el 19 de agosto de 1783, a los 47 años.

 

También te puede interesar: 

Willy Verginer, el escultor surrealista con consciencia social y ambiental

Constantin Brancusi, un escultor que pasó de la simpleza a la belleza

#SabíasQue: H.R. Giger, el padre de lo macabro y lo oscuro