La profunda ligereza de Franz Schubert

Martes 19 de Noviembre 12.07 GMT


La profunda ligereza de Franz Schubert


La de Franz Schubert es una de esas biografías que maravillan dentro de la historia de la música por lo breve, pero al mismo tiempo por lo prolífica que fue.

Nacido Franz Peter Schubert el 31 de enero de 1797, en un suburbio de Viena, desde muy niño mostró un talento excepcional.

Schubert fue acogido en el medio musical de Viena y estudió composición con Antonio Salieri.

En vida su trabajo fue apreciado y reconocido por un círculo cercano de amigos y conocedores.

Franz Schubert representa musicalmente la continuación del espíritu clásico de músicos como Beethoven.

Pero al mismo tiempo introduce la renovación estética del primer romanticismo, tanto en temática, como en formas musicales.


Obra de todos los géneros

 

El vastísimo cuerpo de trabajo de Franz Schubert incluye música de cámara, piezas religiosas y nueve sinfonías.

Sus cuartetos de cuerdas están considerados entre algunos de los mejores de la historia de la música de cámara.

Dentro de sus nueve sinfonías destaca su misteriosa Sinfonía Inacabada, la octava dentro de su producción.

Existe la idea de que Schubert nunca contempló terminarla, y que esta idea de "lo inacabado" era parte de una inquietud estética.

Hasta el día de hoy numerosos músicos, autores de otras disciplinas y hasta científicos fantasean con esos dos movimientos inexistentes.


Poesía melódica: las lieder

 

Schubert es considerado uno de los primeros compositores de canciones, en una forma muy cercana a como las consideramos actualmente.

Se sabe que en vida del artista, se organizaban veladas musicales y poéticas entre amigos, a las que llamaban “Schubertiadas”.

En ellas se presentaban estas composiciones cortas, conocidas como lieder, generalmente basadas en poemas.

A lo largo de su corta vida compuso más de seiscientas, entre las que destacan las Winterreise.

Este 'Viaje de invierno', un ciclo de 24 lieder compuestas para piano y voz, fue creado por Schubert hacia el final de su vida.

En él se encapsula perfectamente la capacidad de Schubert de conjugar la ligereza melódica con toda la profundidad de los sentimientos de saberse cerca de la muerte.

Murió el 19 de noviembre de 1828 en la ciudad de Viena.

Tras su muerte, músicos como Franz Liszt, Felix Mendelssohn y Robert Schumann, entre otros compositores del siglo XIX, exaltaron sus obras.


También te puede interesar:

Tchaikovsky, el artista que transformó dos mundos: música y danza

La polémica revolucionaria de Julián Carrillo y el Sonido 13

La historia de amor de Chopin que inspiró el Vals del Minuto