Ocho películas para conocer más de cine mudo - Fahrenheit Magazine
19167
post-template-default,single,single-post,postid-19167,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Ocho películas para conocer más de cine mudo

El cine mudo es un gran territorio desconocido para muchos de nosotros.

Se trata de un periodo que abarca aproximadamente desde finales del siglo XIX hasta inicios de la década de 1930, cuando se popularizaron las películas sonoras.

Y aunque en ocasiones los estilos de actuación nos parezcan poco creíbles y las historias demasiado melodramáticas, si nos damos la oportunidad podemos conocer un terreno más rico de lo que aparenta.

En esos primeros años se experimentó ampliamente en posibilidades temáticas, técnicas y de lenguaje de un medio que comenzaba.

Aquí les sugerimos algunas opciones para adentrarse en ese terreno que es el cine mudo.

A fool there was

 

Una de las grandes aportaciones temáticas del cine mudo es la figura de la femme fatale, y Theda Bara es una de las más emblemáticas.

En la película A fool there was, de 1915, dirigida por Frank Powell, ella encarna esta fantasía de perdición masculina.

Theda Bara quedaría marcada con esta imagen de seductora fatal a lo largo de toda su carrera.

 

 

The Daughter of Dawn

 

The Daughter of Dawn, dirigida por Norbert A. Myles, es una rareza del cine mudo recientemente descubierta.

Se trata del único ejemplo de esta era con un elenco formado solo por actores nativos americanos.  

La trama retrata un triángulo amoroso, pero está enmarcada por el contexto de la vida cotidiana comanche.

En su momento, en 1920, solo se exhibió en tres ocasiones.

El Gabinete del Dr. Caligari

 

El Gabinete del  Dr. Caligari es considerada el máximo exponente del cine expresionista alemán.

Esta película de 1920 es uno de los más grandes ejemplos del cine mudo de terror.

Dirigida por Robert Wiene, cuenta con las memorables actuaciones de Wener Krauss y Conrad Veidt.

Además de un estilo visual muy característico, debido a que los sets estaban pintados de formas y claroscuros altamente dramáticos.

Within our gates

 

Within our gates es una película de 1920, dirigida por el escritor y cineasta Oscar Micheaux.

 Es el largometraje más antiguo de un director afroamericano que se conserva.

En él, Micheaux pone de relieve el racismo y los conflictos sociales durante la época que se conoce como Jim Crow.

 

‘E Piccerella

 

‘E Piccerella es una película dirigida por Elvira Notari, una cineasta italiana, en 1922.

A diferencia de lo que podríamos pensar, la historia del cine mudo está poblada de casos de cineastas mujeres, y Notari es una de ellas.

Su trabajo es reconocido por mostrar la vida de la clase trabajadora en Nápoles.

Se considera que sienta las bases para lo que después sería el neorrealismo italiano.

El Acorazado Potemkin

 

El Acorazado Potemkin es una obra clave dentro de la historia del cine.

Es una película de 1925, dirigida por Sergei Eisenstein, y es un ejemplo de cine mudo histórico soviético.

Se trata de una dramatización de un motín fallido dentro de una embarcación zarista, que inspiraría la revolución bolchevique.

La edición y montaje de la película fueron parteaguas dentro del lenguaje cinematográfico.

El General

 

En el ámbito del humor en el cine mudo, uno de sus más conocidos exponentes es Buster Keaton, y no es difícil ver por qué.

En su momento, se decía que nadie diseñaba stunts como Keaton, aún a riesgo de su propia integridad física.

En películas como El General, de 1927, podemos ver su comedia física en todo su esplendor.

Además de descubrirlo como la presencia escénica que fue, en todos sus matices.

El hombre de la cámara

El hombre de la cámara, de 1929, es una de las más destacadas muestras del cine mudo documental.

Es una película soviética, dirigida por Dziga Vértov y montada por Yelizabeta Svílova.

El cine mudo, como el arte soviético de esta década, se destaca por su espíritu experimental, y ello se ve tanto en el levantamiento de imágenes que hizo Vértov como en la forma de editarlas de Svílova.

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment