Renzo Piano, un arquitecto visionario, con corazón verde
10105
post-template-default,single,single-post,postid-10105,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Renzo Piano, un arquitecto visionario con corazón verde

La imaginación y visión futurista de Renzo Piano, han hecho del italiano uno de los arquitectos sostenibles más reconocidos del mundo.

Todo comenzó en Francia. Esta tierra albergó su primera obra maestra: el Centro Pompidou.

Después de esto le llegaría la fama en 1971, luego de que su proyecto –realizado con Richard Rogers– fuera el ganador del concurso para el Centro Cultural del plateau Beaubourg en París.

Así, Piano y Rogers apostaron por una propuesta alternativa que rompiera con la edificación de un monumento. Ellos querían un gran juguete urbano, y lo lograron.

Desde entonces, el éxito y trabajo de Renzo ha sido imparable. El italiano creó su propia firma Renzo Piano Building Workshop, con sede en Génova, su ciudad natal y Nueva York, logrando años más tarde, ser ganador del Premio Pritzker (1998).

“La sostenibilidad consiste en construir pensando en el futuro, no solo teniendo en cuenta la resistencia física de un edificio, sino pensando también en su resistencia estilística, en los usos del futuro y en la resistencia del propio planeta y de sus recursos energéticos.” RP

Un Renzo de corazón verde

The Shard, además de ser uno de los emblemas de Londres, se ha caracterizado por su construcción con materiales reciclados y la reducción en el consumo de energía.

La estructura acristalada de 95 pisos, mide 309.6 metros de alto y fue inaugurado en 2012.

Poseedora de la certificación LEED Platinum, la Academia de las Ciencias de California (EU), se ha convertido en el edificio público más sostenible del mundo.

El asombroso recinto situado en Golden Gate Park cuenta con paredes de cristal que permiten observar un museo de historia natural, un acuario, un planetario y hectáreas de vegetación.

Entre otras de las genialidades del lugar está el tejado, que cubierto por hectáreas de vegetación permite filtrar y reutilizar el agua de lluvia.

La edificación también es ahorradora de energía y contribuye a la climatización del espacio.

El Centro Cultural Jean-Marie Tjibaou ubicado en el archipiélago de Nueva Caledonia homenajea a Jean-Marie Tjibaou, líder asesinado de los Kanak (los nativos indígenas de Nueva Caledonia).

El complejo vanguardista construido entre 1991 y 1998, plasma la cultura y tradiciones del lugar que se conjugan con los 10 pabellones de madera, la vegetación y las paredes de bambú que permiten el uso de la luz solar. El solo ver este lugar alegra la vista.

El innovador arquitecto también se ha encargado de crear “pulmones verdes” en urbes, con la reconversión de terrenos industriales, que han alcanzado reconocimiento internacional.

La tienda de Hermés en Tokyo, el edificio del New York Times, la Universidad de Columbia (NY), el auditorio Parco della Musica de Roma o el Aeropuerto Internacional de Kansai en Japón, son tan solo otras de las grandes obras de este apasionado de la arquitectura y la ecología.

Edificio The New York Times
Universidad de Columbia, Nueva York
Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment