Naturaleza y arquitectura conviven en la Catedral Vegetal
13903
post-template-default,single,single-post,postid-13903,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Naturaleza y arquitectura conviven en la Catedral Vegetal

La Catedral Vegetal es una estructura realizada en su totalidad con troncos y ramas naturales, de ahí deriva su singularidad y belleza.

Conceptualizada en 2001 y completada en 2010, se encuentra en Lodi, Italia.

Los materiales que perecen con el tiempo son constantemente remplazados.

Esta obra forma parte de lo que se llamaría arte ambiental, el cual entabla diálogos profundos e interesantes con sus visitantes.

Los elementos vegetales son la principal característica de esta edificación gótica que va de los 14 a los 18 metros de altura.

Si bien es un sitio religioso, su autor también deslizó la idea de que la naturaleza en sí, es sagrada.

 

 

¿Quién fue su creador?

 

Giuliano Mauri (1938), italiano imprimió a sus obras la llamada arquitectura natural.

Consideraba a la arquitectura como extensión o complemento del medio ambiente, al formar parte del mismo.  

Por lo que le era común la utilización de madera, hojas y flores en sus piezas.

Mauri deseo obsequiar esta intervención artística a su lugar natal.

El arquitecto falleció en 2009, pero dotó al proyecto de bases suficientes para que fuera terminado.

La Catedral Vegetal continúo de la mano de su hijo, Roberto y su sobrina Francesca Regorda.

El legado más importante que dejó fue el vínculo y compromiso fascinantes que el poseía con la naturaleza.

 

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment