De regreso a las raíces con la arquitectura orgánica de Senosiain
19014
post-template-default,single,single-post,postid-19014,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

De regreso a las raíces con la arquitectura orgánica de Senosiain

 

Javier Senosiain es uno de los mayores exponentes de la arquitectura orgánica y uno de los hombres más destacados en su área de México y el mundo.

Nació en 1948 y su principal interés es tender puentes entre construcciones, naturaleza y ser humano.

Sus obras sugieren la armonía que debe guardar la zona con aquello edificado por el hombre.

Las irregularidades del territorio las convierte en una oportunidad para adaptarse al entorno.

Forma parte de lo que es el ideal moderno en este tema.

Es egresado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Tuvo influencias de Mathias Goeritz, Carlos Mijares o Luis Barragán, pero erigió un estilo propio.

En él conviven la plástica y el color de México. Respeta los espacios curvos, la luz, cada centímetro del terreno.

Conoce los espacios grises y con ángulos en los que habita en hombre, en cajas vive y en cajas muere.

Es por ello que busca una reconciliación con la naturaleza y regresa a lo básico, con formas como el vientre materno o una madriguera.

Para el arquitecto el mundo animal, vegetal y mineral es un todo. Las formas libres y áreas verdes, necesarias.

Sus creaciones irrumpen en el paisaje, como oasis, y ofrecen una tregua.

Trata de generar el menor impacto ambiental, procura la armonía en todo sentido.

Este tipo de arquitectura desliza un punto fundamental y de reflexión, es el humano quien tiene que adecuarse a la naturaleza, no a la inversa.

Ballena mexicana

 

El proyecto es una casa subterránea que si se tomara desde una vista aérea tiene la figura de una ballena.

Surgió en 1995, con la característica notable de permitir a los espacios curvos ser, así como las formas caprichosas que ya existían.

En esa ocasión Senosiain integró materiales naturales como pedacería de azulejos.

La fachada cuenta con un talud de piedra que recuerda construcciones prehispánicas.

Javier Senosiain. Foto de: Pinterest.com

Javier Senosiain. Foto de: Pinterest.com

Nautilius

 

Encantadora, esta casa se encuentra en Naucalpan, Estado de México tiene una evidente inspiración marina.

Finalizada en el 2007, es una reinterpretación de las conchas del nautilius en el cual una familia es el molusco habitante del caracol.

Una expresión libre en la que hay una alfombra de hierba y caminos de piedra.

Así como un vitral colorido por donde entra la luz natural y causa un efecto visual impresionante dependiendo la hora el día.

Javier Senosiain. Foto de: FB@SenosiainJavier

Javier Senosiain. Foto de: FB@SenosiainJavier

El Nido de Quetzalcóatl

 

Uno de sus proyectos más entrañables y reconocidos, el cual vio la luz en el 2008.

Es un complejo que consta de 10 departamentos, cada uno con sus particularidades y encanto propio, de diseño minimalista.

Está ubicado en Naucalpan, Estado de México. El color y la sorpresa son sellos del sitio.

Quetzalcóatl, serpiente emplumada y deidad para distintas culturas de Mesoamérica, representa dualidad, el cuerpo físico dotado de plumas, lo etéreo, lo espiritual.

Javier Senosiain. Foto de: FB@SenosiainJavier

Javier Senosiain. Foto de: Pinterest.com

 

 

También te puede interesar: 

Agua, aire y arquitectura hicieron posible el increíble órgano marino

Arquitectura e iluminación, fusionadas en una iglesia asombrosa

La arquitectura de Pedro y Juana seduce al MoMA

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment