Arquitectura, diseño y fotografía: la obra distópica de Dionisio González

Miércoles 03 de Abril 13.15 GMT


Arquitectura, diseño y fotografía: la obra distópica de Dionisio González


Imagina una favela de Río de Janeiro con nuevas y mejores casas diseñadas por Dionisio González

Así es el arte de Dionisio González, un diálogo entre la arquitectura y el diseño digital.

Los conceptos de creación y destrucción están presentes en su fotografía.

Mantiene un intenso afán por reflexionar sobre los modos en los que habitamos el planeta.

En estas formas de vida, surge como problema la relación con la naturaleza y el naufragio social.

El artista nacido en Gijón, en 1965 inventa nuevas realidades en las que coexisten el caos y la belleza.

Además, plantea soluciones a las construcciones de edificios y casas. Esto lo ha llevado a proponer mejores lugares habitables en diversos países.

Brasil, Vietnam, Corea del Sur, Italia, Estados Unidos, Holanda y Cuba son algunos de ellos.

Ya sea la destrucción dejada por el paso de un tsunami o la precariedad de las favelas.

Dionisio González planeta mejores escenarios para vivir. No sólo para sobrevivir.

Distópicos escenarios

 

Dionisio González reinventa paisajes de todas partes del mundo.

Al visitar un lugar, toma una fotografía, la cual más tarde, por medio de la ilustración y el diseño digital, modificará.

No importa si son edificios antiguos, modernos rascacielos o casa únicas, la obra utópica de González habita la relación del humano con el entorno.

Con un diseño contemporáneo, el artista español convierte espacios poco favorables o nada sustentables, en mejores lugares para habitar el planeta.

Algunos lo llaman “el sanador de ciudades”. Otros dirían que es el arquitecto de los deseos o mago de la habitabilidad.

Sin embargo, las modificaciones que hace de la arquitectura con diseño digital, no se han materializado.

Y es que en sus propuestas están la mejora de arrabales, favelas y poblaciones expuestas a desastres naturales.

A pesar de no ser arquitecto, Dionisio González es un artista plástico empeñado en mejorar su entorno.

Obsesión arquitectónica

 

Dionisio González, reside en Sevilla y su obra forma parte de las colecciones de grandes museos.

Entre ellos, el Pompidou de París, el Reina Sofía de Madrid o el Contemporary Photography de Chicago.

Es un artista multidisciplinario. Un consolidado fotógrafo.

Tiene un doctorado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla. Su formación se completa con cursos de fotografía, infografía, multimedia y cine.

Ha estudiado en la Escola de Artes Avanzadas de Lisboa (Portugal), el College of Art de la Univeridad Heriot Watt de Edimburgo (Escocia) y el Camberwell College of Art de Londres (Inglaterra).

Por si fuera poco, es Profesor Titular de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla.

Los diseños finales que crea de la arquitectura de un lugar, son trabajos multidisciplinarios.

Se apoya de colegas urbanistas, filósofos y arquitectos para realizar propuestas viables sin importar que no sean reales.

El habitar contemporáneo

 

Sus fotografías muestran una arquitectura intervenida con un fin positivo, social, a veces alegórico.

Aunque su trabajo queda sólo en la ficción, merece un gran mérito.

Porque no son simples fotografías retocadas, sino proyectos viables de residencia y alojamiento.

Examina los recursos cercanos, escuchan el pálpito geográfico y resuelven las necesidades de sus moradores.

Incluso, se puede decir que realiza una cierta labor comunitaria.

Su obra muestra el profundo interés por ofrecer respuestas a los problemas del mundo.

Y no sólo limitándose a interpretarlos o evidenciarlos. La trascendencia de su obra va a la acción y a la verdadera respuesta.

Irónico resulta que esa realidad aún no hay tenido espacio y oportunidad de llevarse a cabo.

Posiblemente, Dionisio sea no sólo un artista, sino también un urbanista, ingeniero o arquitecto.

Un creador que rediseña el orden establecido cambiando el statu quo, con la bandera de justicia social.

Por esto, la obra distópica de Dionisio González nos muestra un mundo habitable, más justo y bello.