Arturo García Bustos, el gran discípulo de Frida Kahlo

Miércoles 07 de Abril 07.40 GMT

 

El pintor, grabador y también muralista Arturo García Bustos falleció hace cuatro años, pero su importante legado nos sigue acompañando.

Fue conocido como uno de los grandes discípulos de Frida Kahlo en la escuela La Esmeralda, por lo que formó parte de Los Fridos, grupo conformado por alumnos de dicha artista.

Su trayectoria inició cuando ingresó al Taller de Gráfica Popular, donde coincidió con artistas de la talla de Pablo O'Higgins, Leopoldo Méndez, Alfredo Zalce e Ignacio Aguirre, por nombrar algunos maestros grabadores.

 

García Bustos apostó por la multidisciplinariedad ya que su camino no se centró solamente en el grabado, donde destacó ampliamente, sino que también se abrió paso como muralista y gran pintor.

Debido a su cercanía con Kahlo y Diego Rivera fue que recibió especial atención del gremio artístico, pero con el paso de los años abrió su propio camino debido a la original propuesta que realizó y que consistió en combinar la denuncia política y social con temas relacionados con los trabajadores, con el México rural y con poéticos elementos.

El artista fue miembro fundador del Salón de la Plástica Mexicana. Obtuvo reconocimientos nacionales e internacionales y creó importantes pinturas murales, entre las que destacan Pobladores de las siete regiones de Oaxaca, en el Museo Nacional de Antropología; Oaxaca en la historia y en el mito Cosmogonía de los pueblos indígenas del estado de Oaxaca, en el Palacio de Gobierno de dicha entidad.

La pintura de Arturo García Bustos cubrió una importante necesidad: la de educar y orientar a los trabajadores y organizaciones populares, por lo que su legado vivirá por siempre.