De antigüedades a chácharas y "fierro viejo que venda..."
14393
post-template-default,single,single-post,postid-14393,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

De antigüedades a chácharas y “fierro viejo que venda…”

Con el paso del tiempo los gustos y compras cambian, eso es un hecho.

Las antigüedades eran muy preciadas, sin embargo las nuevas generaciones no están seguras de querer algo así en sus espacios.

Primero que nada las dimensiones de las piezas con historia suelen ser considerables y la tendencia dicta casas o departamentos compactos.

Otro factor es el precio, generalmente adquirir algo así es costoso y no todos pueden darse ese lujo.

Es decir, hay una batalla silenciosa entre lo antiguo y lo moderno.

Lo viejito vuelve a ser moda 

 

Expertos señalan que en los últimos 15 años los muebles antiguos disminuyeron 45% su valor.

Así que los fanáticos de estas piezas tienen un área importante de oportunidad.

Los jóvenes actualmente se inclinan más por estilos minimalistas, por lo que los diseños y arte contemporáneos incrementan su valor.

Por otro lado hay indicadores de que los objetos de gama alta y únicas conservan su valor.

Cabe mencionar que la calidad suele ser inmejorable y pueden durar generaciones completas.

Es una moneda al aire, el coleccionismo siempre ha existido y no olvidemos que hay modas que vuelven.

Ejemplo de ello es la ropa, lo viejo se transformó en vintage y ahora dichas prendas son perseguidas.

Puede que los muebles u objetos tradicionales en algún punto resurjan. Veamos qué dice el tiempo.

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment