Datos interesantes para entender el Teatro Kabuki

Viernes 06 de Marzo 11.17 GMT

 

El Teatro Kabuki es una de las tradiciones más arraigadas en la cultura japonesa.

Se inició alrededor de la época Edo, a principios del siglo XVII y desde entonces ha prevalecido en el tiempo. 

Lo inició Izumo no Okuni, una sacerdotisa que bailaba e interpretaba con talento sobresaliente, incluso creó su propia compañía.

Originalmente en el espectáculo actuaban hombres y mujeres por igual; sin embargo, el gobierno y la sociedad consideraron que atentaba en contra de las buenas costumbres.

De este modo, las damas dejaron de participar en él por 1629 con el propósito de salvaguardar la moral. 

Así, los caballeros comenzaron a interpretar papeles femeninos y fueron llamados onnagata.

 

Movimientos precisos y valiosos

 

Los integrantes de este arte deben danzar, cantar y actuar, así como realizar movimientos muy específicos. La fuerza y destreza son precisos.

Además, cada gesto forma parte de un código que cobra sentido en escena. La gesticulación exagerada es otro elemento importante. 

En los dramas estilizados del Kabuki existen dos estilos: El aragoto (violento) y el wagoto (suave).

Entre las características más destacadas están la música, indumentaria y accesorios

El keshō es el maquillaje que utilizan los actores, un polvo de arroz que genera una base blanca.

Dicho elemento incluso puede sustituir a las máscaras, debido a las líneas tan marcadas que implica.  

Los temas a los que se recurren son historias antiguas y tradicionales, así como amor, héroes y leyendas. 

Las escenografías en general son sencillas y existen cambios ocasionales. 

Esto, con ayuda de los kurogo, asistentes vestidos de negro y con el rostro cubierto, que apoyan a los interpretes a cambiarse en corto tiempo. 

En la mayoría de las representaciones se desea una cercanía con el público para generar un clásico ambiente Kabuki. 

Con la Segunda Guerra Mundial hubo un declive considerado, pero con el tiempo se ha revitalizado. 

Y para el 2005 se convirtió en Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Cada histrión posee un nombre artístico y es heredado de maestros, abuelos o padres. 

 

También te puede interesar:

Nabana No Sato: El resplandeciente parque de Japón

Conoce el nuevo resort completamente de hielo al norte de Japón

El dúo fotográfico SM retrata Japón en un colorido paisaje cultural