La artista estadounidense crea obras etéreas que desafían los hábitos humanos y las preconcepciones perceptiva