Los cuadros de arte sacro de iglesias cristianas están decorados con hojas de oro para destacar aspectos relevantes como los halos de los santos