La narrativa de la mexicana posee cierta ambigüedad que invita al espectador a crear una historia e interpretación propia y única de la imagen