Cuatro casas con historia en las que te puedes alojar gracias a Airbnb