Harry Bertoia y la silla que cambió su vida

Miércoles 27 de Noviembre 12.14 GMT


Harry Bertoia y la silla que cambió su vida


Harry Bertoia fue un artista multidisciplinario cuyas inquietudes lo hicieron abordar distintas vertientes, en las que dejó un estilo claro.

Intervino en pintura, escultura sonora, diseño de joyería y mobiliario.

Arri Bertoia nació un 10 de marzo de 1915 en Italia, pero a los 15 años tomó una decisión determinante en su vida, trasladarse a Detroit.

Allí estudió arte y diseño en Cass Technical High School. A partir de entonces sería conocido como Harry, una modificación debido al país e idioma en el que se encontraba.

Desde ese momento experimentaría con distintos materiales y técnicas, sus talentos artísticos eran innegables.

Comenzó a confeccionar joyería y después daría talleres en esa materia, así como en metalurgia.

De las estructuras sonoras disfrutaba de la interacción que involucraban ya sea con las personas o el viento.

También le gustaba escribir, por lo que realizó algunos manuscritos que se inclinaban hacia la filosofía.

Pero en 1952 presentaría un objeto que lo marcaría por siempre: La silla diamond.

Hecha de alambre o acero, cumplía con la funcionalidad y a la vez jugaba con la forma, volumen y espacio.

Un diseño que continúa vigente hasta nuestros días. El éxito del mueble fue arrollador.

A partir de ese momento pudo dedicarse al arte el resto de sus días, en particular a la escultura que era una de sus pasiones más profundas.

Falleció el 6 de noviembre de 1978 y su familia continuó con su legado.

 

También te puede interesar:

Silla BKF: Uno de los muebles más replicados a lo largo de la historia

Clara Porset: La diseñadora que revolucionó a México y las sillas

Los Eames, la pareja que hizo la silla en la que todos nos hemos sentado