La estética relacional y el arte de transmitir emociones
La estética relacional es una corriente artística que busca generar un vínculo con el espectador, más allá de una comunicación simple. Intenta ir a la esencia de la persona por medio de recursos que le sean familiares, cambiando su uso o espacio que los determina.
3355
post-template-default,single,single-post,postid-3355,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

La estética relacional y el arte de transmitir emociones

La estética relacional es una corriente artística que busca generar un vínculo con el espectador, más allá de una comunicación simple.

Intenta ir a la esencia de la persona por medio de recursos que le sean familiares, cambiando su uso o espacio que los determina.

Se apoya en el hapening, en el performance y la instalación. Además, utiliza algunos medios que niegan las grandes narrativas y las vanguardias de las artes. Intenta que quien visite la obra, interactúe con ella. Por ello, las exposiciones que contienen material sobre esta corriente tienden a suceder dentro de actividades y contextos cotidianos.

Entre los más grandes expositores se encuentran Rirkrit Tiravanija, Maurizio Cattelan, Jeremy Deller, Carsten Höller, Miltos Manetas y Vanessa Beecroft.

La denominación “arte relacional” se le atribuye a Nicolas Bourriaud, antiguo co-director del Palacio de Tokio de París. Más tarde, Bourriaud utilizó este nombre como título de su libro Esthétique relationnelle (Estética Relacional) publicado en 1998.

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment