La estética relacional y el arte de transmitir emociones
La estética relacional es una corriente artística que busca generar un vínculo con el espectador, más allá de una comunicación simple. Intenta ir a la esencia de la persona por medio de recursos que le sean familiares, cambiando su uso o espacio que los determina.
3355
post-template-default,single,single-post,postid-3355,single-format-standard,qode-news-1.0.5,qode-quick-links-1.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

La estética relacional y el arte de transmitir emociones

La estética relacional es una corriente artística que busca generar un vínculo con el espectador, más allá de una comunicación simple.

Intenta ir a la esencia de la persona por medio de recursos que le sean familiares, cambiando su uso o espacio que los determina.

Se apoya en el hapening, en el performance y la instalación. Además, utiliza algunos medios que niegan las grandes narrativas y las vanguardias de las artes. Intenta que quien visite la obra, interactúe con ella. Por ello, las exposiciones que contienen material sobre esta corriente tienden a suceder dentro de actividades y contextos cotidianos.

Entre los más grandes expositores se encuentran Rirkrit Tiravanija, Maurizio Cattelan, Jeremy Deller, Carsten Höller, Miltos Manetas y Vanessa Beecroft.

La denominación “arte relacional” se le atribuye a Nicolas Bourriaud, antiguo co-director del Palacio de Tokio de París. Más tarde, Bourriaud utilizó este nombre como título de su libro Esthétique relationnelle (Estética Relacional) publicado en 1998.

No Comments

Post A Comment