Osamu Tezuka: El artista japonés que se convirtió en el 'dios del manga'
19091
post-template-default,single,single-post,postid-19091,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Osamu Tezuka: El artista japonés que se convirtió en el ‘dios del manga’

Osamu Tezuka es fundamental para comprender al manga japonés. Sus innovadoras técnicas lo convirtieron en el principal impulsor del género.

La Segunda Guerra Mundial lo marcó de tal forma, que dotó a sus historietas de nuevas virtudes que conectaron con el público.

Sus personajes se caracterizaron por un humanismo nunca antes visto, así como temas no tocados hasta ese momento y finalmente, tramas mucho más elaboradas.

Así, sus historias sobresalieron por ser sumamente imaginativas y estilizadas.

Pero también plasmó mensajes optimistas, pensando en la niñez y población en general.

Fue así como el artista, dibujante y productor de cine replanteó completamente la forma tradicional de las historietas.

Y las insertó profundamente en la cultura popular no solo de su país, sino a nivel mundial.

Su sensibilidad y ternura lo llevaron a convertirse en un autor universal.

Legado de Osamu Tezuka

 

Tezuka nació el 3 de noviembre de 1928 en Osaka y su madre fue una figura trascendente que lo apoyó para convertirse en el destacado que fue.

Desde niño se interesó por el dibujo, pasión que le otorgó el reconocimiento con el que cuenta. Otro de sus pasatiempos fue la recolección de insectos.

Dejó alrededor de 700 mangas y 60 cintas. Su impacto fue tal que aún se mantiene como una fuerte influencia tanto para lectores como para autores.

Fundó su propia empresa: Mushi Production, la cual es responsable de la primera serie de dibujos animados: Astroboy. Un éxito internacional.

Buda y Fénix fueron otras de sus obras con gran aceptación.

Su prolífica producción fue traducida a decenas de idiomas. El creativo falleció el 9 de febrero de 1989, dejando inconclusas algunas historias.

En 1994 se inauguró un recinto en su honor: El Museo del Manga de Osamu Tezuka.

El pionero de la animación japonesa atravesó culturas y aún hoy es recordado con gran afecto.

 

También te puede interesar:

La historia del manga: Mucho más que solo dibujos

Historia del kimono: Tradición japonesa que sobrevive a los años

Takashi Murakami: De dibujante promedio y mal estudiante a artista

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment