Historia del tatuaje,una de las más interesantes contradicciones humanas
11397
post-template-default,single,single-post,postid-11397,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

La historia del tatuaje, una de las más interesantes contradicciones humanas

La historia del tatuaje es tan intrincada como fascinante.

Un viaje por una de las contradicciones más interesantes del ser humano.

No se sabe exactamente cuál o cómo fue su origen, pero una momia euroasiática con 5 mil años de antigüedad dio cuenta de la existencia de esta práctica.

Distintas culturas han formado este hilo de tiempo y su significado cambia para cada una de ellas.

Por ejemplo, en Egipto fue casi exclusivo de las mujeres, principalmente sacerdotisas. Se les atribuían propiedades protectoras y mágicas.

En la Polinesia el tatuaje implicaba jerarquía y se utilizaban para infundir temor en batalla.

También formaban parte del mundo religioso.

Las figuras geométricas, fueron su punto más alto.

La cultura germánica y celta los portaban para fines bélicos.

Japón lo empleó para los criminales, pero en otro momento convirtió las pieles en lienzo y fue una forma de arte.

En América del Norte era indicador de transición de la niñez a la adultez.

Mientras que en América del Sur formaban parte de ritos de iniciación o celebración de ceremonias.

La máquina de tatuar

 

Las técnicas y herramientas que se empleaban para tatuar fueron cambiando.

Entre los utensilios que se conocen se encuentran la punta afilada de madera, huesos o dientes de animales, agujas de bronce, varas de bambú afiladas.

Todos estos con golpes rítmicos y pigmentos.

En 1891 se patentó la primera máquina para tatuar, obviamente ésta ha ido cambiando para hacerla más práctica y funcional.

Y hoy en día hay una gran variedad de ellas.

De abajo a arriba

 

En Roma, el emperador Constantino vetó los tatuajes y en la edad media se prohibieron por ser relacionados con lo diabólico.

Ni hablar de la Segunda Guerra Mundial en la que eran utilizados para marcar a las personas.

Sin embargo, con el paso del tiempo esto fue cambiando.

Los marineros fomentaron el tatuaje ya que al recorrer distintos sitios los conocían, posteriormente ellos mismos se hacían algunos y los portaban con orgullo.

Para 1960 con el movimiento hippie comenzaron a ser vistos de una forma distinta, arte en la piel.

Es en este momento que comenzaron a popularizarse y muchos decidieron formar parte de esta historia.

Estilos

 

Los hay old school (tradicional americano), puntillismo, black and grey (negro y gris), geométricos, stencil, avantgarde, hiperrealismo, surrealismo, acuarela, neo tradicional, nueva escuela, tribal, tradicional japonés, celta.

En fin, un estilo para todos aquellos que deseen hacerse uno.

 

¿Qué queda para el tatuaje?

 

El tatuaje ha acompañado a la humanidad desde tiempos remotos, así que le espera un largo camino.

Su historia sin dudarlo ha tenido altibajos, pero actualmente es un ornamento que habla de la personalidad de quien lo lleva.

De sus ideales, seres queridos, convicciones, en fin, se ha convertido en un elemento cotidiano con gran significado.

Contradictorio, como sus creadores el tatuaje sigue escribiendo su paso por este mundo y aun queda mucho más.

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment