Nicole Farhi, de reconocida diseñadora de moda a escultora

Viernes 01 de Marzo 13.37 GMT


Nicole Farhi, de reconocida diseñadora de moda a escultora


Nicole Farhi tomó una decisión intrépida: dejó el mundo de la moda para dedicarse a la escultura, su verdadera pasión.

Esta diseñadora francesa, nació en Niza, en 1946 y desde 1978, se hizo un espacio en el mundo de la moda gracias a sus diseños y colaboraciones con marcas posicionadas.

Hija de padres judíos, Nicole Farhi supo desde pequeña que la expresión artística era lo que daría sentido a su vida.

Y, después de incontables éxitos, en 2012 abandonó el glamour y las pasarelas para dedicarse de lleno a la escultura.

“Me encantó desde la primera vez que toqué la arcilla”, asegura.

Sin embargo, a pesar de que la moda perdió a una gran diseñadora y la escultura ganó a una gran artista.

El transitar de Nicole Farhi entre dos mundos tan opuestos, resulta sorprendente e incluso controvertido.

¿Qué la impulsó?

La francesa asegura que fue Eduardo Paolozzi –escultor y padrino del Pop-Art– quien le mostró otra realidad.

Una realidad en la que la elegancia, los estereotipos de belleza y el glamour no siempre estaban presentes. De hecho, parecían siempre ausentes.

Fue este despertar el que hizo que Farhi comenzara a ser más consciente de las diversas realidades que la rodeaban. Fue entonces cuando comenzó a moldear su concepción de la vida.

Así fue como Nicole Fahri se trasladó a un ambiente completamente distinto del que conocía.

Aunque su primera exposición en 2013 tuvo bustos de personajes famosos de la moda, como Ana Wintour y el cine como Judi Dench.

Sería más adelante cuando la escultora daría un giro aún más radical.

Folds, otros cuerpos femeninos son posibles

El 31 de enero de 2019 estrenaría Folds (pliegues).

La muestra se expone hasta el 2 de marzo en el Beaux Arts, London, y en ella la artista se centra en el cuerpo femenino, en la carne y sus pliegues.

Aunque pueda parecer contradictorio, -respecto al mundo de la moda en el que antes convergía-. Fahri ahora está interesada mucho más “en la carne que en los huesos”.

Ahora, representa distintos cuerpos femeninos que bien se asemejan a la realidad a la que se abrió desde hace 8 años.

Nicole resalta los voluptuosos torsos y otros segmentos del cuerpo, dando énfasis en la energía sexual de la mujer curvilínea, aquella a la que la industria de la moda y el capitalismo le ha negado el placer de sentirse “bella”.