Mary Pinchot Meyer, la pintora olvidada e involucrada con la CIA

Jueves 23 de Mayo 19.40 GMT


Mary Pinchot Meyer, la pintora olvidada e involucrada con la CIA


Amiga personal del expresidente John F. Kennedy, artista olvidada y casada con un oficial de la CIA, son los velos en la vida de Mary Pinchot Meyer.

Mary Pinchot Meyer fue una artista estadounidense que pasó casi completamente desapercibida. Por si fuera poco, su homicidio en 1964, cuando tenía 43 años, se ha convertido en una fuente de teorías conspirativas. Algunos, aseguran que la CIA está involucrada. Incluso, otros mencionan que se debió a una relación afectiva con el expresidente estadounidense. Sea cual sea la verdad, que tal vez aún no conocemos, los cierto es que estos rumores han ensombrecido su carrera artística.

Por ende, es difícil encontrar fotos de sus obras. Incluso, la biógrafa de Meyer, Nina Burleigh, omitió las imágenes de sus coloridos y bloqueados lienzos en su libro de 1998.

Infancia es destino

 

Mary Pinchot nació en 1920, de los aristócratas Amos y Ruth Pinchot. Pasó su juventud en Grey Towers, una gran finca en Milford, Pensilvania. Vivía en un departamento de Park Avenue, lugar donde también acostumbraba a pasear a caballo. Estudió en la Escuela Brearley de Upper East Side.

Aunque podría parecer un historia linda, las tragedias sucedieron desde temprano. Y es que durante el último año de Meyer en Brearley, su hermana Rosamund se suicidó. "El suicidio de Rosamund rompió a su padre Amos", escribe Burleigh. "Ella había sido su hija favorita". Tras este dolor, el padre de Meyer sucumbió al alcoholismo y la depresión, y murió de neumonía en 1944.

Durante sus años de universidad, Mary Pinchot era carismática y popular. Después de graduarse de Vassar College, Meyer disfrutó de cierto éxito profesional como reportera de la revista Mademoiselle. Además, fue editora de Atlantic Monthly . Sin embargo, sus ambiciones profesionales se convirtieron en secundarias una vez que se casó con Cord Meyer.

Relación con la CIA

 

Cord Meyer era un graduado de Yale y un veterano condecorado de la Segunda Guerra Mundial. Por si fuera poco, también escribía. Después de que se casaron, tuvieron tres hijos. Por su parte, Mary dedicó su vida a su hogar y su familia. Cord viajaba con frecuencia para dar discursos políticos y operaciones especiales.

Fue cuando la pareja se mudó a Cambridge, Massachusetts, en 1949, que Meyer encontró una nueva salida creativa: la pintura. Meyer tomó clases en la Escuela de Diseño de Cambridge, pero abandonó el arte por las presiones de la maternidad.

Sin embargo, la pareja rompió a finales de los años cincuenta. Meyer comenzaría su arte.

Con Kennedy y la pintura

 

A principios de la década de 1960, la relación de Meyer con Kennedy pasó de la amistad al romance. O eso deducen algunos debido a los libros de registro de la Casa Blanca. Estos, rastrean sus visitas al expresidente entre 1961 y 1963, la mayoría mientras Jackie estaba fuera de la ciudad.

Y también fue en este periodo cuando desarrolló la poca pintura de la que hay registro. En los últimos años de su vida, Mary Pinchot Meyer siguió pintando con regularidad. Y es que a lo largo de los años 70 y 80, Pinchot se forjó un lugar para ella misma como una artista menor.

Su trabajo se exhibe ocasionalmente y es comprado por unos pocos museos regionales pequeños. Expertos aseguran que si no la hubieran asesinado, ,at Pinchot podría haber desarrollado todo su talento. Y tal vez, sus cuadros de círculos de tonalidades contrastantes y colores vibrantes, habían sido el sello personal de Mary Pinchot.