Los retratos terrestres del artista cubano Jorge Rodríguez-Gerada
7440
post-template-default,single,single-post,postid-7440,single-format-standard,qode-news-1.0.5,qode-quick-links-1.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Los retratos terrestres del artista cubano Jorge Rodríguez-Gerada

Sin internet y la geolocalización, es imposible apreciar los retratos terrestres de Jorge Rodríguez-Gerada.

Y es que este artista cubano, dejó los límites del lienzo y comenzó a plasmar su arte en grandes superficies.

Por ello, hay caras e identidades que sólo pueden apreciarse desde lo más alto. Desde el espacio.

Sus lienzos son paredes y suelos. Sus modelos, ciudadanas y ciudadanos anónimos.

Es un retratista callejero que dibuja sobre paredes de distintas ciudades alrededor del mundo.

Un artista atípico que no busca que sus obras perduren, pero sí que impacten.

Los retratos terrestres de Rodríguez-Gerada, realizados como intervenciones terrestres que se pueden ver desde el espacio, reflejan las huellas de otras personas.

Son parte de una memoria que se niega a ser únicamente una señal de paso.

Rostros terrestres que dan personalidad

 

Aunque siempre se ha basado en ciudades, el street art (arte urbano) no siempre ha pertenecido a los ciudadanos.

Jorge Rodriguez-Gerada ha cambiado esto y le ha dado una nueva condición.

Sobre todo, porque su arte contemporáneo está dirigido a las personas que viven en las ciudades.

Sus rostros terrestres otorgan personalidad a rincones desconocidos de las ciudades.

Las paredes se le quedaron pequeñas; Wish (deseo) su obra más colosal ocupó mas de cuatro hectáreas en Belfast, Irlanda del Norte.

Estas imágenes son hechas para apreciarse gracias a una foto panorámica del lugar. O incluso una fotografía desde satélite.

La tecnología forma parte de su obra, esto lo logra con posicionamiento de GPS.

En Ámsterdam, retrató a un activista pro derechos humanos, para concientizar sobre el cambio climático.

En Barcelona plasmó la cara de Obama junto al mar y lo llamó: Expectativa.

Aquí, se preguntó sobre la euforia alrededor de un mandatario que prometía “salvar” la economía del país más rico del mundo. Y de paso, la economía mundial.

Los suelos, las paredes, la arena y los campos, son algunos de los bastidores de Gerada.

Por esto, Rodríguez-Gerada tiene su propio espacio singular en el arte contemporáneo.

Desde su llegada en la década de los noventa con Culture Jamming hasta su reciente Serie Terrestre.

Su trabajo no ha dejado atrás los argumentos clásicos de la práctica artística urbana, pero está alejado de algunos de:

El exceso del graffiti, la sonoridad y la estética invasiva, y pasó a un ambiente más tranquilo y reflexivo.

Arte lleno de memorias

 

Su arte contemporáneo, guarda un mensaje también sobre la permanencia de la obra o lo efímera que pueda ser esta.

Sus rostros terrestres escalan hasta ser apreciadas como obras de arte.

En palabras del artista, sus murales y rostros terrestres se vuelven parte del paisaje. Y a pesar de irse, estas obras están llenas de memorias.

Además, las personas que viven en dichas regiones desean que los rostros y expresiones permanezcan.

Que su obra perdure, como si se tratara de un cuadro en una pared de un museo.

Jorge Rodríguez-Gerada reside actualmente en España.

Sus retratos terrestres, llenos de importantes significados, son una muestra de la importancia de volver cualquier espacio en arte, del land art.

No Comments

Post A Comment