La obra de Rembrandt que será exhibida tras años en un sótano

Martes 01 de Septiembre 15.12 GMT

 

Por años, los museos de todo el mundo han tenido que establecer filtros cada vez más sofisticados para dar autenticidad a una obra. Las pinturas o piezas falsas cada día son más detalladas para pasar como auténticas.

Por ello, cuando aparece un coleccionista, o marchante de obra, y dice tener una pieza original, se encienden todas las alertas de especialistas de arte y profesionales para asegurarse que la pintura o escultura sea original, y no todas pasan los exámenes rigurosos. A tal grado que algunas van a dar a algún sótano, como le pasó a una supuesta obra falsa de Rembrandt.

Esta semana, el museo Ashmolean de la Universidad de Oxford exhibirá el cuadro, del tamaño de una postal y llamado Cabeza de un hombre con barba (c 1630) que le fue legada en 1951 como un panel de Rembrandt.

La historia dice que en 1981, dicho cuadro fue rechazado por el Rembrandt Research Project, la principal autoridad en el mundo sobre el autor quien tiene la última palabra sobre sus obras.  Por ello, la pequeña pintura fue a dar al sótano del museo.

El lienzo, que muestra a un anciano cansado y melancólico, sale a la luz nuevamente porque fue reconsiderada para la exposición Rembrandt Joven y, según últimos informes, se reveló que sí proviene del taller de autor neerlandés.

An Van Camp, autoridad curadora en el museo, explicó al diario británico The Guardian que los expertos que rechazaron la pintura en 1982 la habían clasificado como procedente "de finales del siglo XVII, cuando Rembrandt ni siquiera estaba vivo".

Sin embargo, ella siempre estuvo convencida de la autenticidad del cuadro: "Eso es lo que hacía Rembrandt. Hacía estos pequeños estudios de ancianos de aspecto triste, melancólico y pensativo", explicó finalmente.