Federico Cantú: el muralista impulsor de la plástica mexicana

Martes 03 de Marzo 09.05 GMT

 

El 3 de marzo de 1907 nace el pintor, escultor, grabador y muralista mexicano Federico Cantú.

Originario de Cadereyta Jiménez, Nuevo León, fue cofundador del Salón de la Plástica Mexicana y la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado 'La Esmeralda'.

Su obra destacó por su dibujo lírico, su particular uso del color y por ser una pintura clara.

Sin embargo, Cantú también abordó los temas religiosos, a la vez que se le consideró pagano.

A los 14 años, ingresó a la Escuela de Pintura al Aire Libre de Coyoacán en la Ciudad de México.

Bajo la dircción del también regiomontano Alfredo Ramos Martínez, Cantú adquirió el gusto por el color y el trazo en pequeño formato.

De igual forma replicó la emoción por el romanticismo decimonónico y la admiración hacia la mujer como tema del arte.

Fue así como decidió viajar a Europa para continuar con sus estudios, permaneneciendo en Francia y España.

A su vuelta, estudió en el taller de José de Créeft de 1926 a 1928, artista que al igual que Ramos Martínez, dejaron huella en Cantú.

 

La época brillante

 

Los Ángeles, Calofornia fue el primer sitio donde Cantú expuso por primera vez en 1929.

A su regreso a México pintó los frescos de la Parroquia de San Miguel de Allende, Guanajuato, los cuales fueron destruidos o cubiertos tiempo después.

Además, ingresó como maestro a la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado 'La Esmeralda', dirigida por Antonio Ruíz “El corcito”.

Seis años después dio clases también en la Universidad de California y expuso en la ciudad de Los Ángeles.

De su obra mural se pueden mencionar Los Informantes de Sahagún en el Ex Convento de San Diego, así como el dedicado a la mitología griega ubicado en el frontispicio de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Entre sus relieves se encuentran los ubicados en las Unidades Independencia, Cuauhtémoc y Centro Médico Nacional de Pediatría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Ciudad México; de hecho, para esta institución creó el emblema titulado Nuestra Señora del Seguro Social.

Sus obras fueron expuestas en la Tate Gallery, en el Museo de Chicago, el Museo de Arte Moderno y en Italia en los Museos Vaticanos.

Cantú, murió el 29 de enero de 1989, a los 81 años en la Ciudad de México.

 

También te puede interesar:

Desiderio Hernández Xochitiotzin, el gran muralista tlaxcalteca

Aurora Reyes: La primera muralista mexicana que merece reconocimiento

Roberto Montenegro, precursor del arte contemporáneo en México