El Cárcamo de Dolores y el mural que vivió bajo el agua

Miércoles 19 de Febrero 14.37 GMT

En el Cárcamo de Dolores se encuentra una obra que el tiempo guardó celosamente por alrededor de cuarenta años: 'El Agua, origen de la vida en la tierra'.

El autor del extraordinario mural fue Diego Rivera y en él le rindió homenaje a Tláloc, el dios de la lluvia.

Ubicado en la segunda sección del Bosque de Chapultepec se inauguró el 4 de septiembre de 1951 y formaba parte de un acueducto de aproximadamente 62 km.

Esto como un esfuerzo por proveer de agua potable desde el Río Lerma a la Ciudad de México.

Años después de terminado el mismo autor se dio cuenta que su obra estaba en peligro y que el material sufriría deterioros.

En 1990 el Instituto Nacional de Bellas Artes tomó la restauración del sitio como proyecto y se cambió el curso del agua para impedir que llegara al lugar.

Para 1992 comenzó el desazolve, sin embargo, el plan quedó en pausa y al olvido durante décadas.

El desgaste debido a la humedad y temperatura era irreversible. Había oxidación y daño en el barniz protector, así como desprendimientos de la capa pictórica.

En 2010 el gobierno de la Ciudad de México intervino y se integró una pieza sonora del artista Ariel Guzik.

Ahora, tal parece que la atención al sitio es mayor y los frescos son tratados de forma pertinente. 

También te puede interesar:

Diego Rivera, el muralista de inquebrantable compromiso social

Un oasis cultural nuevo en México: Foro Valparaiso​​​​​​​

La Casa de los Azulejos: icono de la Ciudad de México​​​​​​​