Claude Monet, el pintor que encontró en la luz su propia esencia
18413
post-template-default,single,single-post,postid-18413,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Claude Monet, el pintor que encontró en la luz su propia esencia

Más allá de los datos duros, ¿Qué significó la obra de Claude Monet en la historia del arte?

Simplemente fue un parteaguas sin el cual no se podría comprender mucho acerca de los siguientes artistas y años.

El autor desafió su tiempo, su obra no fue apreciada porque no seguía los cánones de belleza que regían ese momento, incluso enfrentó dificultades económicas debido a ello.

Sin embargo, el tiempo que pone todo en su sitio y lo levantó en hombros con inmejorable reconocimiento.

El autor que nació el 14 de noviembre de 1840 en Francia y falleció en 1926 es aún referencia e influencia directa en la pintura.

La luz, fuente inagotable de inspiración

 

Monet fue un maestro del color, cada cuadro era un homenaje directo a los elementos, el agua, el aire, la luz.

Esta última cobró una relevancia marcada en gran parte de su pintura.

Fue el máximo exponente del impresionismo y revolucionó la forma de hacer arte.

Sus pinceladas se caracterizaron por la libertad, quizá en gran parte reflejo de aquel que las sostenía.

Su paleta se valía de infinidad de tonos, él no se limitaba en ningún sentido.

Fluido, interactuaba con formas, contrastes, matices y atmósferas.

En sus piezas se aprecia el placer que le causaba su oficio. La naturaleza para él fue primordial a lo largo de su trayectoria.

Los paisajes cobraban sentido ante sus ojos. Fue de los primeros en dotar al agua de movimiento, destellos y magia.

Generalmente pintaba al aire libre y podía transmitir los fenómenos visuales como amaneceres o atardeceres.

Sus composiciones son energéticas y vibrantes. Con el paso del tiempo se volvió más y más complejo.

El pintor francés captaba la realidad de forma única, sus paisajes que de pronto se diluían, en algún punto dieron los primeros pasos hacia el arte abstracto.

Era capaz de transmitir la fugacidad de los momentos, momentos irrepetibles.

Y despertar melancolía o alegría. Sus imperfecciones en cuanto a técnica dotaron de perfección e inmortalidad a su obra.

 

 

También te puede interesar:

Hilma Af Klint: La verdadera creadora de la pintura abstracta

Saturnino Herrán: El joven muralista de enorme herencia mexicana

 

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment