Michelle Gurevich: alma rusa, que compone melodramas musicales
2184
post-template-default,single,single-post,postid-2184,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Michelle Gurevich: alma rusa, que compone melodramas musicales

Nacida en Tonronto, Canadá e hija de migrantes rusos, Michelle es una cantautora que envuelve, apasiona y erotiza sutilmente a quien la escucha.

Considerada la versión femenina de Leonard Cohen, dibuja en su música, luces atrapadas entre tinieblas y forma letras crudas, transparentes, simples y complejas capaces de narrar lo cotidiano: romance, tragedia, amor, muerte. Todas ellas un trayecto entre los caminos de la verdad y la consciencia.

Ante sus cuatro álbumes de estudio: Party Girl, (2007), Show Me The Face (2010), Let’s Part in Style (2014) y New Decadence (2016), resulta increíble que grabe y produzca sus discos desde la simplicidad de su dormitorio.

Sus influencias artísticas provienen de una educación rusa inculcada por un ingeniero y una bailarina del Teatro Kirov, sus padres.

Poseedora de una voz grave y andrógina, produce notas que combinan bajos, teclados vintage y sintetizadores que forman solitarios y vibrantes sonidos de fondo capaces de agudizar los sentidos. Realiza una fusión entre el rock slowcore y el chanson; además de las huellas interpretativas de artistas soviéticas de los 70 como Alla Pugacheva y Tanita Tikaram.

Con melodías trágicas, inteligentes y sarcásticas, la antes autodenominada Chinawoman asegura que “la incertidumbre es buena para el alma y para la composición”. Tal vez por ello, la cantautora transcurre desde 2007 en el mundo de la música luego de pertenecer por diez años a la industria cinematográfica.

Mayormente conocida en países de Europa del Este, Michelle asegura que su público lo conforman jóvenes y viejos queers y románticos. Su música es una retrospectiva y un presente que suspende los instantes, les da sentido y los almacena en un lumbral de silencios y memorias.

Desde la intimidad de su habitación, Michelle Gurevich crea atmósferas nocturnas, decadentes, acompañadas de penumbra y desasosiego.

No Comments

Post A Comment