La mirada resplandeciente del fotógrafo Robby Müller
22167
post-template-default,single,single-post,postid-22167,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

La mirada resplandeciente del fotógrafo Robby Müller

Robby Müller fue un director de fotografía holandés cuyo trabajo sigue siendo una sólida influencia en la actualidad.

Nació el 4 de abril de 1940 en Willemstad, una de las cinco islas que componen las Antillas Neerlandesas.

Estudió en la Academia de Cine de los Países Bajos, donde pronto definiría un estilo único y a su propia forma, rebelde.

Comenzó como director de fotografía en Alemania en los años 60, sin embargo, con el paso del tiempo evolucionó a pasos agigantados a su ritmo y en su mundo.

Quienes lo conocieron lo consideraban un profesional que se detenía en aspectos técnicos, pero eso no fue impedimento para experimentar una fuerte libertad creativa.

Falleció el 3 de julio de 2018 en Ámsterdam, no sin antes dejar su huella en cada una de las cintas en las que se involucró.

El maestro de la luz

 

My Brother Tom fue su primer largometraje, filmado con una cámara de aficionado, práctica a la que recurrió en otras ocasiones.

Sus proyectos se caracterizaban por la utilización de luz natural e imágenes minimalistas.

De igual forma adquirió un dominio importante e interesante en la temperatura del color.

Su narrativa visual iba de adentro hacia afuera, cargando cada toma de potentes contenidos.

Generalmente trataba de no buscar ni presentar lo obvio e ir más allá, empujando al espectador a leer entre líneas.

Fue precursor del cine artístico e independiente, su figura marcó de manera relevante la cinematografía internacional. 

Afirmaban que confiaba en su intuición e instintos.

Entre sus mayores éxitos se cuentan París, Texas (1984), Dead man (1995) o Contra viento y marea (1996).

Su filmografía ya es clásica y aún muy recordada.

El amante del color y la soledad también trabajó con Jim Jarmusch, en Bajo el peso de la ley, protagonizada por Tom Waits.

Así como Lars von Trier en Rompiendo las olas y Bailar en la oscuridad, protagonizada por Björk.

 

También te puede interesar:

Ocho películas para conocer más de cine mudo

Los vestidos que hicieron historia en el mundo del cine

Akira Kurosawa: El samurái que marcó al cine japonés

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment