Antes que Bob Roos, Dan Robbins inspiró con su pintura por números
10139
post-template-default,single,single-post,postid-10139,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Antes que Bob Roos, Dan Robbins inspiró al mundo con su pintura por números

Antes que el famoso pintor de peinado afro inspirará a millones de estadounidenses a tomar una brocha y hacer felices trazos, existió Dan Robbins.

Su trabajo no se reconoció de inmediato. Incluso fue desestimado por algunos críticos.

Sin embargo, Dan Robbins, es el artista que creó las primeras imágenes de pintura por números.

Blue Boy, pintura por números de Dan Robbins

Números inspirados en Da Vinci

 

Robbins trabajó en la década de los 50 del siglo pasado como diseñador de paquetes para la compañía de pinturas Palmer en Detroit.

Fue en esos años que se le ocurrió la fantástica idea…

Su primer intento fue un cuadro de naturaleza muerta abstracta. Él lo detestó, pero Max Klein, su entonces jefe, lo motivó a que propusiera lo que la gente quisiera pintar.

Así fue que la inspiración llegó, y con ello, los primeros cuadros de paisajes y animales. Aunque tardaron en ser aceptados, más de 12 millones de kits de pintura de Craft Master se vendieron.

Cada kit incluía dos pinceles, pinturas con números y una imagen estampada en un tablero cubierto con un lienzo con números que indican dónde va la pintura.

Y aunque años más tarde, las ventas cayeron y Klein vendió la empresa, Robbins siguió presente en muchos de los hogares de Estados Unidos, que aún mantienen sus pinturas enmarcadas.

 

Hasta pronto, pionero de la pintura para masas

 

El 1 de abril de este año, Robbins murió a los 93 años de causas naturales. Permaneció gran parte de su vida en Detroit, donde continuó humildemente con su trabajo.

Pese a que su legado fue considerado como “cultura comercializada”, en 2001, se le reconoció por el Museo Nacional de Historia Americana como un personaje importante en la difusión del arte.

Hoy en día, Palmer sigue vendiendo al menos dos kits con el sello de Robbins: uno que recuerda los ataques del 11 de septiembre y otro que representa la Última Cena.

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment