Cine

“RUBY SPARKS”: CINE, COMEDIA Y LITERATURA

De los directores de “Little Miss Sunshine” llega “Ruby Sparks”, una comedia romántica inteligente, amena y sin pretensiones con toques de drama, que gira en torno al tema de la ficción desde dos puntos de vista diferentes y a la vez convergentes: uno como un recurso literario  o imaginativo y otro, como un obstáculo que dificulta la aceptación del otro. Calvin Weir-Fields es un joven escritor genial, conflictivo y nostálgico con poco éxito en sus relaciones interpersonales. Sin embargo, mientras se encontraba en un periodo de falta de inspiración,  la vida o la magia le otorga una sorpresa. Entonces, para su última novela concibe un personaje por el cual se siente apasionado, Ruby Sparks, quien aparece un día en su departamento para convertirse en su novia. Como un pequeño pigmaleón, cada vez que modifica o interfiere sobre su personaje de ficción, también lo hace sobre su pareja. De tal modo, el filme juega con la percepción de realidad y  fantasía, donde además del juego mental de si Ruby es real o no, se cuestiona ese problema humano de la construcción ficticia del otro: cuando se idealiza a una persona o se le carga de características exigidas y expectativas, cuando la verdadera personalidad de alguien es velada por  la idea de un hombre o mujer ideal.  Al final, la magia es posible, no en el hecho de controlar o aparecer cosas, sino en el acto puro de amar.

Los papeles principales son interpretados por Paul Dano y Zoe Kazan, novios en la vida real, ésta última además guionista y creadora de la historia. Así, esta pareja  de actores exhibe una situación personal y parte de su propia reflexión y experiencia sentimental. Además de los mencionados, también aparecen otros actores como Antonio Banderas y Anette Bening, bajo la dirección de Jonathan Dayton y Valerie Faris. La trama es bien llevada por los directores, quienes añaden una visual fresca y simple  a este impactante y verosímil retrato de las relaciones humanas.

 

Últimas noticias