Arte

La delicadeza del baile capturada en una escultura cinética

La dualidad entre luz y oscuridad son en gran medida cómplices de esta obra del artista radicado en Japón Akinori Goto, quien creó una serie de esculturas en las que el movimiento es el principal protagonista. Toki-BALLET #01 es su pieza más reciente, y en ella captura la delicadeza de los movimientos de una rutina de danza.

Esta escultura compuesta por siluetas 3D disecciona los movimientos de un bailarín para convertirlos en siluetas, basándose en el funcionamiento de un rotoscopio. El resultado final es sorprendente:

Un proyecto similar, pero mucho más primitivo, es aquel con el que el artista Tristan Duke intervino el más reciente disco de Jack White, Lazaretto. En su versión vinilo, el movimiento de la tornamesa y la luz reflejada en el disco formaban la figura de un ángel.

Últimas noticias